Reflexión sobre la UD 5: la evaluación

Buenos dias,
Pues parece mentira, pero hemos llegado a la última Unidad Didáctica. Por ser la última cabría caer en la tentación de pensar que es menos importante o que es un “mero trámite”. Sin embargo se trata nada más y nada menos que de la unidad dedicada a la “evaluación” del proceso de enseñanza-aprendizaje. Bueno, en realidad se ha tratado solamente de la evaluación del proceso de aprendizaje.
Ninguna acción formativa es completa si no existe una evaluación que permita comprobar, de una parte, el grado de consecución por parte de los alumnos de los objetivos planteados y, de otra, la eficacia del curso en sí.
En función de diferentes factores tales como el momento de su aplicación, el objetivo perseguido, el ámbito, etc… existen diferentes clasificaciones posibles de las actividades de evaluación. Un “garbeo” por internet nos permite ver varias soluciones, con más puntos en común que lo contrario, para clasificar y “poner nombre” a las pruebas y tareas de evaluación. No creo necesario extenderme en este punto.
Puesto que el título de esta entrada empieza por la palabra “reflexión”, eso es precisamente lo que me propongo hacer: llevo años de profesor “presencial”, y hasta ahora la evaluación era lo último que se estudiaba, si es que se estudiaba, a la hora de diseñar un curso. Cuando llega el momento, unos días antes de que expire la fecha impuesta por el proceso administrativo asociado al curso, nos ponemos rápidamente a “parir” sobre la marcha un examen. Sin embargo he “aprendido” que el estudio inicial de un curso debe comenzar por definir los objetivos del mismo en forma de “competencias”, inmediatamente después debo ponerme a pensar en qué actividades debo diseñar para que los alumnos alcancen esas competencias y, casi simultáneamente deberé estudiar qué indicadores me permitirán comprobar, y por tanto evaluar, si se alcanzan y en qué medida. La evaluación no es un añadido “impuesto” por la normativa a realizar al final de un curso, sino que empieza con el mismo curso y es un componente tan importante como los contenidos o las actividades, a analizar desde el mismo momento del estudio inicial del curso.
Como idea final, solamente quiero añadir que todo aquello que se haya definido como objetivo deberá verse sujeto al proceso de evaluación y que no podemos “inventarnos” nada y evaluar solamente aquello que indique que se han logrado los objetivos.
Un saludo a todos
Ángel

DISEÑO Y GESTIÓN DE ACTIVIDADES FORMATIVAS

En esta Unidad Didáctica hemos visto el diseño y gestión de actividades formativas desde el punto de vista de un tutor online. Si bien es cierto que pude ser habitual que un tutor online no intervenga en el diseño de una acción formativa, sino que ese diseño se haya realizado previamente, conviene que esté familiarizado con el mismo y con los documentos en que tanto el diseño como el tipo de gestión a realizar quedan plasmados.
Diseño de una acción formativa:
Entendemos por diseño de una acción formativa la tarea previa de análisis de la acción formativa a desarrollar. En este análisis previo se estudiarán lo más detalladamente posible todos los factores que van a intervenir en la acción formativa: marco de la acción (aislada, parte de otra más amplia, etc…), alumnos, tiempo y recursos humanos y materiales disponibles, modelo de interacción con los alumnos, etc….
En nuestro ámbito de trabajo, gran parte de estos factores vendrán “estudiados” de antemano y serán sobradamente conocidos, pero siempre podrá el tutor online realizar una importante aportación al diseño de la actividad formativa.
Los elementos de este diseño previo pueden plasmarse en una variedad de documentos, de entre los que en la Unidad didáctica hemos destacado dos: el plan o proyecto formativo y la unidad didáctica.
·         El proyecto formativo, en nuestro caso, vendrá determinado por un marco de referencia rígido: un Plan de Estudios o una convocatoria. Nuestra tarea a este nivel consiste en la elaboración de la “Introducción al curso”, tal y como vimos al estudiar el diseño instructivo.
·         La Unidad Didáctica: en nuestro caso, y de acuerdo con el ya mencionado Diseño Instructivo, este estudio se realiza a nivel módulo y se concreta en la elaboración de la Guía Didáctica del mismo. Todos los aspectos que hemos desarrollado al realizar la actividad en grupo se ven reflejados en ese documento.
Gestión de una acción formativa:
Entendemos por gestión de la acción formativa la definición de los parámetros por los que se va a regir el desarrollo de la acción formativa (dinámica de actividades, evaluaciones, etc…). De nuevo, en nuestro caso, los aspectos generales vienen definidos por la Institución, pero una vez más hay “margen de maniobra” para el tutor.
De entre los documentos en que suelen plasmarse los elementos de esta gestión hemos destacado dos: la guía del estudiante y el libro de estilo del tutor.
En el segundo caso, el libro de estilo, nuestro campus corporativo tiene elaborado un completo libro de estilo, pero la labor del tutor es fundamental a la hora de elaborar una completa guía del estudiante, tal y como hemos visto en la actividad en grupo.
Finalmente, la “excusa” de elaborar en equipo sendos documentos, nos ha permitido conocer las posibilidades de una herramienta de trabajo: la “wiki”, que, si bien de momento no tiene posibilidad técnica de aplicación en nuestro entorno, resulta de gran utilidad a la hora de poder realizar actividades en grupo en entornos virtuales de aprendizaje.

La importancia de la comunicación para desarrollar las tareas de un TOL


Buenos días de nuevo a todos,
En este aporte voy a compartir con todo aquel que quiera leerlo unas reflexiones sobre la importancia que, en el desarrollo de las tareas propias de un tutor online, tiene la comunicación.
Parece lógico dedicar en primer lugar unas palabras a intentar definir qué es la comunicación. Nada más sencillo, tecleo el término en un buscador y accedo a la definición que me proporciona la Wikipedia: “La comunicación es el proceso mediante el cual se puede transmitir información de una entidad a otra”. La definición es sencilla, pero suficiente de momento, y me trae a la memoria que mi hija está estudiando precisamente ahora en 3º de Primaria que los elementos de todo proceso de comunicación son el emisor, el mensaje y el receptor (yo no soy capaz de recordar cuántas veces he reaprendido este esquema a lo largo de mi vida). Sin embargo, Antonio López Eire en el documento “Enseñanza y comunicación” nos aclara que “la primera condición necesaria que debe cumplir una comunicación es que debe ser interactiva”. Aquí reside el quid de la cuestión, la interactividad convierte información en comunicación, y la interacción es precisamente el elemento peculiar y diferenciador de la tutoría online.
La comunicación entre el tutor y sus alumnos y entre los propios alumnos será, en un curso online, fundamentalmente asíncrona. El necesario feedback o retroalimentación no es inmediato como lo sería en una situación de comunicación cara a cara, pero debe existir y es igualmente importante. La habilidad del tutor consistirá en su capacidad de conseguir ese feedback y en adelantarse o solucionar, en su caso, las situaciones que puedan producirse por la citada falta de inmediatez.
Pero, ¿tan importante es esto de la comunicación?¿no basta con “informar”?, Antón Seoane nos dice en su “Manual de tutoría online” los siguiente:
“El tutor, como docente que es, desarrolla una labor eminentemente comunicativa. Las dimensiones de la comunicación que entran en juego en los contextos de eLearning son numerosas. La comunicación en estos contextos formativos es especialmente compleja y delicada. En la mayor parte de los casos no existe sincronía como en la comunicación oral, ni contexto verbal, ni entonación o comunicación no verbal, de modo que la tarea se reduce casi exclusivamente al mensaje escrito”.
Las habilidades comunicativas del tutor online adquieren matices diferentes en cada una de las fases de actividad o etapas de una acción formativa online, así, en la fase de inicio el tutor deberá proporcionar lo medios para crear un entorno comunicativo eficaz con sus alumnos. Es esencial empezar a recibir el imprescindible feedback de los alumnos desde el primer momento a fin de comprender y evaluar aspectos emocionales (actitud ante el curso, etc…) y organizativos (disponibilidad horaria, etc…). Fruto de este feedback, el tutor podrá realizar su “evaluación de diagnóstico”.
En la fase de desarrollo las habilidades comunicativas del tutor  serán determinantes para marcar el “tempo” de las actividades y del proceso de aprendizaje. El principal reto en esta fase será impedir la “invisibilidad” de ningún alumno, evitando así el fracaso de la acción formativa. Como ya se ha indicado al principio, la comunicación será fundamentalmente asíncrona, por lo que la retroalimentación no será inmediata. Tal y como destacan Olga Díez, Elisa Fernández y Antón Seoane en el documento “Seguimiento y dinamización de la formación online”, la comunicación, en esta fase, debe ser “planificada, organizada, estructurada, intencional y multidireccional”.
En la fase de conclusión o cierre la comunicación no pierde su importancia, si bien puede adquirir características nuevas, es el momento de poner en común conclusiones y permitir y favorecer el intercambio de impresiones acerca del aprendizaje (tanto el formal como el informal). Resulta conveniente no poner fin a la comunicación con el fin de esta fase, sino que pueden establecerse medios informales para futuros intercambios de información, utilizando, por ejemplo las redes sociales.
En fin, creo que he hecho un recorrido por los principales aspectos que, sobre la comunicación, se han tocado en el curso. Creo que ha quedado de manifiesto la importancia de las habilidades comunicativas del tutor para asegurar el éxito de cualquier acción formativa online.
Me encantará leer cualquier comentario que queráis hacer a estas reflexiones,
Un saludo
Ángel

Herramientas de creación de contenidos

Bueno, pues una vez entendido el concepto de web 2.0 y su aplicación a la docencia virtual, que es nuestro objetivo, parece éste el momento oportuno para introducir brevemente el siguiente concepto: las herramientas de creación de contenidos.
Hemos dicho que la web 2.0 abre un abanico casi ilimitado de herramientas para la docencia virtual. Estas herramientas nos permitirán fundametalmente compartir contenidos, pero además necesitarmeos una serie de herramientas para crear esos contenidos. En función del tipo de curso y teniendo en cuenta todo lo estudiado en la Unidad didáctica sobre diseño gráfico del interfaz, deberemos decidir que medios (audio, video, animación, ilustración, hipertextos, hipermedios, sitios web, etc…) vamos a emplear para crear nuestros materales multimedia. Creo que es importante recordar los peligros de un exceso tecnológico, pero también es preciso recordar que, si bien el empleo de la multimedia no es exclusivo de los entronos virtuales, sí que adquiere en estos un protagonismo superior al de los entornos físicos de aprendizaje, puesto que va a constituir el entorno en el que se van a relacionar alumnos con tutores y alumnos entre sí, de su diseño dependerá el éxito del curso.
En la unidad didáctica se nos han presentado infinidad de herramientas que no precisan elevados conocimientos informátcos previos, aunque sí requieren práctica en su empleo, y que permitirán no sólo a los tutores elaborar contenidos atractivos, sino también a los alumnos crear sus aportaciones. Las herramientas van desde págimas que permiten crear páginas web sencillas o páginas específicas de creación de contenidos, hasta herramientas de edición de audio o video o creación de podcasts, pasando por herramientas de dibujo, animación, elaboración de mapas mentales o conceptuales, preparación de tests, etc….
De entre todas estas herramientas, quiero llamar la atención sobre las de captura de pantalla, por considerarlas de gran utilidad para la enseñanza online:
Mediante un software de captura de pantalla (Cam Studio, Capture Fox, Easy Capture, etc…) el tutor podrá crear un video en el que se ve los diferentes pasos que él ha realizado. Sobre esa captura, el tutor podrá añadir etiquetas, reslatar zonas, etc…, lo que, unido  a la posibilidad de grabar simultaneamente un archivo de audio con la explicación del proceso, le permitirá producir contenidos muy útiles a la hora de, por ejemplo, explicar el empleo de un programa informático. Del mismo modo, este tipo de herramientas permite a un alumnos “capturar” una actividad realizada o un problema que se le presenta, para poder compartirlo con otros alumnos o con el tutor para su solución o corección, por ejemplo.
De todos modos, quiero invitaros desde aquí a dedicar unas cuantas horas a acceder a todas las herramientas que nos ofrece la Unidad didáctica y ser consciente de sus posibilidades.

A vueltas con la Web 2.0, ¿de verdad sirve para aprender?

Bueno, pues aquí va mi primera entrada “seria”.
Hace unas semanas el término “Web 2.0” me sonaba a actualización de algún programa que por supuesto yo desconocía. El pasado mes de marzo, viene Antón Seoane a darnos una charla a los alumnos del V Curso EVA… y ¡por fin descubro de qué va esto! Tras una semana leyendo, buscando, practicando y, sobre todo, discutiendo en nuestros foros, ya me atrevo a intentar explicarle el alcance del término a mi paciente esposa. Hoy voy a intentar explicar de manera sencilla, es decir, lo que yo creo haber comprendido, el concepto de Web 2.0, la posible utilidad de las herramientas que pueden catalogarse como propias de la web 2.0 para la docencia, en especial la virtual, y finalmente intentaré ilustrar la exposición con un ejemplo: el empleo de las “wikis” en la docencia.
Creo que lo primero es aclarar lo que yo no tenía claro al principio, web 2.0 no es un programa, ni una aplicación. Web 2.0 es una filosofía de empleo de la internet. Voy a empezar con una referencia a una definición formal del concepto que he encontrado en la introducción del libro “Planeta 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food” de Cristobal Cobo Romaní y Hugo Pardo Kuklinski:
El término Web 2.0 nació a mediados de 2004 y creció hasta ser portada de los principales semanarios mundiales en las navidades de 2006. Este fenómeno tecno-social se popularizó a partir de sus aplicaciones más representativas, Wikipedia, YouTube, Flickr, WordPress, Blogger, MySpace, Facebook, OhMyNews, y de la sobreoferta de cientos de herramientas intentando captar usuarios / generadores de contenidos.
Según O’Reilly, principal promotor de la noción de Web 2.0, los principios constitutivos de ésta son siete:
la World Wide Web como plataforma de trabajo, el fortalecimiento de la inteligencia colectiva, la gestión de las bases de datos como competencia básica, el fin del ciclo de las actualizaciones de versiones del software, los modelos de programación ligera junto a la búsqueda de la simplicidad, el software no limitado a un solo dispositivo y las experiencias enriquecedoras de los usuarios
. “

El libro completo puede descargarse libremente en el siguiente enlace:

http://www.flacso.edu.mx/planeta/blog/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=12&Itemid=6

Así pues, de forma sencilla, estamos ante una evolución de la filosofía de empleo de la internet, desde la pasividad del usuario inicial de internet que simplemente consumía contenidos que otros elaboraban, con escasa capacidad de interactuar con los autores y restos de usuarios y con la capacidad de ofrecer contenidos limitada a aquellos pocos que contaban con los medios y la capacidad necesarios para hacerlo, llegamos al actual modelo de empleo de internet basado en herramientas de participación que permiten que todos los usuarios puedan realizar aportes propios a algo que se construye entre todos. Al mismo tiempo crecen exponencialmente las capacidades de intercambiar elementos e interactuar entre todos los usuarios de la web. Es decir, hace varios años que todos los que usamos internet, lo hacemos “de manera 2.0”  (¿quién no ha compartido una imagen, realizado una aportacón a un foro, comentado una noticia o incluso tiene un perfil en una red social?), aunque lo hayamos hecho de manera inconsciente y limitada, pues las posibilidades que ofrece la web son casi ilimitadas.

Herramientas de la web 2.0:

Ya se ha apuntado algo en el punto anterior sobre qué tipo de herramientas son las que han contribuido a crear esta filosofía de empleo. Las más representativas son:

  • Las wikis: páginas de escritura colectiva. Todo el mundo puede realizar aportaciones y consultar las de los demás. Se “construye” entre todos. El máximo exponente, conocido por todos, es la Wikipedia.
  • La sindicación (RSS), que me permite ser yo el que reciba los contenidos que me interesan (noticias, entradas en foros, wikis, etc..), sin necesidad de tener que ir a buscarlos a sus fuentes de origen.
  • Marcadores sociales: etiquetado “popular” que permite clasificar, guardar y compartir recursos
  • Redes sociales, de personas que comparten interes o actividades.
  • Mundos virtuales, donde los usuarios ainteractúan con otros usuarios y con el mundo virtual mediante avatares.
Utilidad de la web 2.0 en la docencia virtual:
Todas estas herramientas, en definitiva, permiten el contacto, la puesta en común, el trabaco colaborativo, el intercambio de infromación, contenidos y recursos. En definitiva, permiten realizar todas las actividades que posibilitan un aprendizaje activo y colaborativo a alumnos de un modelo de enseñanza basado en competencias y centrado en el alumno, pero que, y aquí viene lo importante, no tienen posibilidad de interactuar en un mismo espacio físico, es decir, que se encuentran alejados unos de otros. Es decir, que las herramientas de la web 2.0 permiten que exista la posibilidad de la docencia virtual.
Cada curso requerirá un estudio previo para determinar cuáles de estas herramientas son las más adecuadas y cómo sacarles el máximo rendimiento.
Un ejemplo concreto: las wikis.
De todas la herramientas presentadas, he escogido la wiki como ejemplo sobre la que explicar sus posibles usos educativos.
En primer lugar, es fundamentalmente explicar que a la hora de colaborar en una wiki existen diferentes perfiles. En primer lugar está el administrador que crea la wiki, el espacio de trabajo y encuentro. En segundo lugar está el editor, que distribuye y actualiza los contenidos en la wiki. Para poder realizar aportaciones es necesario tener el perfil de “escritor”, finalmente hay usuarios que simplemente podrán leer los contenidos.
Bajo mi punto de vista, una wiki puede llegar a convertirse en una “pequeña plataforma”, un CMS (content management system), que complemente la actividad de un curso, sea éste online o virtual. El profesor/tutor crearía una wiki de la que sería editor o podría se editor de una wiki creada por un administrador. A continuación debe dar perfil de escritor a todos o parte de sus alumnos y de lector al resto. De este modo, la wiki se convierte en un espacio de trabajo virtual que permite realizar grupos de trabajo similares a los presenciales. El tutor puede presentar problemas o actividades, y los alumnos, tras realizar sus actividades de búsqueda e investigación, deberán elaborar sus aportaciones y podrán ver las de los demás, para, entre todos, elaborar una respuesta al problema o actividad. Al mismo tiempo, la wiki permite intercambiar recursos y contenidos entre todos los usuarios, por lo que puede ser también un complemento a la enseñanza presencial.