El aprendiz de TOL 2012-05-10 21:11:00

Evaluación y control de calidad
Para García Aretio (2001), “La evaluación del aprendizaje es la recogida de información sobre el estudiante y la naturaleza y calidad de su aprendizaje, integrada en el proceso formativo, sistémica y continuada”.

No nos debemos limitar a evaluar únicamente lo que el alumno sabe. El proceso de evaluación debe recoger información, además de los conocimientos adquiridos, al nivel taxonómico que hayamos determinado (conocer, comprender, aplicar, etc), de competencias y habilidades, procedimientos; y actitudes, valores y normas.
En la medida de lo posible, es deseable realizar una evaluación inicial, que nos dará una visión del nivel de homogeneidad del grupo y de cada estudiante en particular. Durante el curso la evaluación debe ser continua, para poder realizar la retroalimentación señalada anteriormente. Finalmente, aunque no siempre será necesario siempre, es aconsejable realizar una evaluación final, convenientemente ponderada; contextualizada con las actividades y el proceso participativo desarrollado. Es el caso, por ejemplo, de las heteroevaluaciones al final de una Unidad Didáctica.

La retroalimentación es  una de las mejores consecuencias  de la evaluación continua; y no siempre bien aprovechado. Es importante que el evaluador  vaya orientando paralelamente al desarrollo del curso al alumno de la solidez de sus aprendizajes, de forma que  se reafirme en lo aprendido correctamente,  y puedan introducirse las correcciones necesarias; para alcanzar el éxito al final del proceso.
La información a los interesados del resultado de  su proceso de aprendizaje debe ser, siguiendo de nuevo lo señalado por Aretio:
Total, que miden todos los elementos del aprendizaje, que determinen lo que el alumno sabe y lo que no sabe, o sabe hacer.
Personalizada, de forma que el alumno identifique sus fallos, deficiencias o lagunas en los elementos del aprendizaje insuficientemente asimilados. Deben ser  por tanto exigentes en su justa medida, tanto a la baja como en una benevolencia excesiva
Motivadora,  que recompense en su  justa medida el esfuerzo realizado. Comentada, alabando el éxito y animando y estimulando
Inmediata: Los resultados no deben demorarse en exceso, de forma que la expectativa de unos resultados que no llegan distraigan al alumno de la marcha del resto del curso. Deben en todo caso fijarse unos plazos de comunicación, que el estudiante debe conocer y el tutor respetar. Si no se pueden cumplir los plazos, debe avisarse al alumno de las nuevas fechas.
Clara: No deben quedar a la interpretación. El estudiante debe sentir que la evaluación mide de manera efectiva la marcha de su aprendizaje. Los indicadores estarán claramente definidos en su concepto y escala de  valoración; de forma que el estudiante no tenga dudas sobre qué se ha puntuado y por qué se ha obtenido esa calificación.   

En definitiva, la evaluación tiene que dejar claro en el estudiante el grado de consecución de los objetivos de la acción formativa.

El aprendiz de TOL 2012-05-05 10:55:00

La planificación y gestión en la Enseñanza OnLine
Necesidad de elementos de planificación y gestión  
            El desarrollo Internet en los últimos años no ha hecho más que profundizar en sus capacidades educativas; sustentadas en la posibilidad de incluir contenidos con fines instructivos, no sólo narrativos; el uso de hipermedia (multimedia, redes sociales y plataformas online); y la capacidad de comunicación síncrona y asíncrona, que potencia la interacción entre tutores y alumnos, como medio de reforzar  la transmisión de conocimientos (Moreno y Bailly-Baillière). Ejemplo de ello es la creación, en el seno de las Fuerzas Armadas, en septiembre de 2009 del Campus Virtual Corporativo de Defensa (CVCDEF); con el objetivo de abordar un proceso educativo online, caracterizado por estar “centrado en el aprendizaje y en el alumno, basado en la web, la interacción de profesores-tutores y alumnos, el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), la estructuración de unos contenidos según un modelo formativo virtual preestablecido y en su evaluación, todo ello en un entorno de trabajo de comunicación y colaboración”.
Para responder  adecuadamente a esas exigencias, y optimizar el proceso, es fundamental que la acción educativa responda a un modelo formativo virtual; que cuente con unos elementos de planificación, de la acción formativa y sus contenidos; y de gestión, que señalen a profesores y alumnos  las “reglas del juego” que permitan su correcto desarrollo.  
La planificación: Proyecto formativo y Unidad Didáctica
El primer  elemento básico de planificación o diseño es el proyecto formativo, para el curso en su conjunto. Su diseño instructivo, individual o institucional, responderá en sus aspectos formal y didáctico al modelo pedagógico elegido, presentando sus elementos  convenientemente jerarquizados, enmarcados desde un punto de vista temporal-secuencial, con equilibrio entre los recursos, ayudas, y actividades; permitiendo desarrollar eficazmente la labor de tutorías y evaluaciones.
El segundo elemento son las unidades didácticas los “bloques” que componen la acción formativa y que coinciden, en cuanto extensión o dificultad, con unidades temporales (días, semana, quincena…); y que García Aretio define como “Un conjunto integrado, organizado y secuencial de los elementos básicos que conforman el proceso de enseñanza-aprendizaje (motivación, relaciones con otros conocimientos, objetivos, contenidos, método y estrategias, actividades y evaluación) con sentido propio, unitario y completo que permite a los estudiantes, tras su estudio, apreciar el resultado de su trabajo”.
Volviendo al ejemplo de la formación online en las Fuerzas Armadas, el diseño instructivo elegido en el CVCDEF estructura la acción formativa en cuatro niveles: Curso, módulo, unidad didáctica y unidad de aprendizaje. Para la  Unidad Didáctica, la tabla siguiente expone dos ejemplos de los elementos fundamentales.

UD CVCDEF
UD Grupo GRIAL (Universidad de Salamanca)
·          Presentación: Introducción, capacidad terminal (1 por UD), Objetivos/tareas, Mapa conceptual
·          Unidades de aprendizaje: Objetivo/tarea (1 por UA), Contenidos, Actividades, Autoevaluación
·          Esquema resumen
·          Heteroevaluación
La guía del módulo que contiene las UDs se indican en su caso, los Tutores/docentes y bibliografía
·          Iniciativa a la que pertenece la unidad y título de la misma
·          Fechas y carga lectiva
·          Tutores/docentes
·          Presentación
·          Objetivos/capacidades terminales
·          Competencias y destrezas
·          Materiales de trabajo
·          Plan de actividades y metodología de trabajo
·          Plan de evaluación

Los elementos gestores: Guía académica y Libro de estilo
            La guía académica, guía del estudiante, guía del alumno o guía del curso, proporciona al alumno una visión global y la disposición de los elementos que va a encontrarse en la acción formativa que va a emprender, de forma que tenga claro desde un principio cuales van a ser las “reglas del juego”. También es importante contar, en este caso para los tutores, con un libro de estilo o libro del tutor, que permitan dar identidad propia y unificadora a la forma de conducir en el fondo y la forma, la acción docente.
            Refiriéndonos una vez más al ejemplo del CVCDEF, no hay un documento confeccionado ad hoc como guía, si bien el alumno de un curso concreto puede encontrar sus estos elementos dispuestos tanto en la presentación del curso como en la guía del módulo, en los niveles primero y segundo del diseño instructivo. Si en cambio hay redactado un libro de estilo, como documento base para el desarrollo de acciones formativas virtuales
La importancia del tutor
            El papel que el docente debe asumir en los actuales estándares educativos le lleva sin duda a tener que poseer nociones suficientes de  diseño y gestión de la acción formativa para poder ser además de profesor, tutor, guía o mentor del alumno en su proceso de aprendizaje.
            Volviendo al ámbito de las Fuerzas Armadas, La norma no hace sino hacerse eco la Norma de organización y funcionamiento del Sistema de Enseñanza a Distancia del Ejército de Tierra, de enero de 2006 (NIDIEN 01/06), señala que  El profesor, dentro de su marco departamental, es responsable de impartir y gestionar el proceso de enseñanza y aprendizaje de su materia…., asumiendo, en el caso de la EAD, el rol de profesor-tutor”. Los profesores, señala, serán responsables de “dar de alta en el LMS los contenidos de las materias de su responsabilidad, una vez elaborados de acuerdo con la metodología EAD”.
            Por ello, el tutor debe conocer perfectamente el organigrama y el diseño instructivo de su institución, su metodología y procedimientos de trabajo, tanto suyos como de los alumnos (Seoane y García Peñalvo 2012)
Conclusiones
            Para un correcto y eficaz desarrollo de las acciones formativas, es imprescindible contar con elementos de planificación y gestión que presenten y secuencien, de forma equilibrada, los recursos, ayudas, y actividades que las componen; y que permitan desarrollar eficazmente la labor de tutorías y evaluaciones.

            El profesor, en tanto que tutor y guía del alumno en los actuales modelos educativos, debe poseer nociones de diseño y gestión que le permitan elaborar  y explotar los elementos de la acción formativa.

Importancia de la comunicación para desarrollar las tareas de un TOL

            Atrás quedan los tiempos de que en la educación a distancia, podía considerarse como un mero receptor de contenidos, sin apenas modificación, o aclaración; y en definitiva comunicación con el tutor, si la había.  
      Recogiendo a García Aretio (1994), en la educación a distancia, el alumno establece interacciones con:
·         Los docentes, que apoyan , motivan, orientan el aprendizaje
·         Los compañeros del curso, con o sin docente, en intercambio de ideas, y ayuda no jerarquizada
·        El Interfaz  del curso, en los que se presentan los contenidos y los elementos de interacción
·         La Institución, en su caso, para asuntos administrativos o problemas de tipo genérico.
La comunicación multidireccional
Es en la posibilidad de diálogo, con la perspectiva de establecer un verdadero feedbak entre tutor y alumno, donde podemos avanzar en la optimización del proceso enseñanza-aprendizaje.
            No obstante, quizás no sea suficiente. La experiencia educativa y los avances tecnológicos permiten avanzar más. La comunicación vertical tutor-alumno (en ambos sentidos), debe convertirse en multidireccional;  provocando además la de los alumnos entre sí.   
La habilidad del tutor en este proceso consiste en elegir y explotar las herramientas de comunicación adecuadas para favorecer al máximo las  formas de participación; como factor esencial  del éxito o fracaso en los procesos educativos online.
Uno de los principales problemas que más pueden acusar los  alumnos es la sensación de soledad y alejamiento del profesor y el resto de compañeros. Así, dar una adecuada respuesta a la necesidad de relacionarse con otros puede convertirse en determinante para el logro de los resultados pretendidos en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Si conseguimos, mediante una adecuada elección y empleo de los elementos de comunicación,  que el alumno no se sienta sólo y que tenga la certeza de que cuenta con la permanente orientación y motivación de tutores y en su caso de compañeros, la meta está a la vista.
Conseguiremos, probablemente, aunar a la necesidad del alumno de participar en el proceso, el deseo de formar parte del mismo.

Herramientas de creación de contenidos y Enseñanza on line

Las herramientas de creación de contenidos
De modo genérico, podemos describir como herramientas de creación de contenidos a cualquier medio con el que podamos dar forma al conocimiento a transmitir, o las actividades a proponer. La panoplia actual de herramientas es muy amplia; y permiten emplear solos o combinados textos, gráficos o dibujos, imágenes, audio o video, infografías, etc. Son por tanto un tipo software que nos da la capacidad de  crear o transformar la información a presentar.
Empleo de las herramientas de creación de contenidos en la Enseñanza online
Para la enseñanza online constituyen un elemento esencial, ya que componen el modo en que el profesor, con las herramientas a su vez adecuadas, llevarlas a la Web; y difundirlos de forma virtual.
De la habilidad del profesor en la elección de las más adecuadas dependerá en gran medida el éxito de la acción formativa. Hace años, el director de un proyecto multimedia exponía: “Elaboramos un CD-ROM superior a los que había en el mercado. Incorporaba los últimos avances tecnológicos, los contenidos eran extraídos de aportaciones de eminentes expertos en el tema. Pero fueron un fracaso: los estudiantes no aprendieron lo que se esperaba. Algo falló”.
Este comentario, perfectamente extrapolable a los actuales contenidos para la formación online, nos viene a confirmar que antes de comenzar su elaboración debemos tener claro que las herramientas empleadas van a producir el efecto deseado; más allá de ser técnicamente deslumbrantes. Probablemente, volviendo al caso señalado, el error estuviera en una deficiente evaluación acerca de a quién iban dirigidos los contenidos; o que éstos no tenían una correspondencia con los objetivos deseados.
            Fundamentalmente, la formación online se realiza mediante cursos o acciones formativas, cuyos contenidos se distribuyen desde una plataforma o LMS; en la que se han integrado de forma organizada en un diseño instructivo, para ser difundidos a través de la Web. Para esta finalidad son muy útiles las herramientas de autor o herramientas para crear paquetes de contenido. Permiten almacenar los archivos de diferente tipo que engloban los contenidos en sus distintos formatos, dentro de un único archivo .zip.

Algunas plataformas contienen esta herramienta; mientras que otras necesitan que se recurra a una herramienta de autor externa. Estos contenidos se almacenan siguiendo cada vez más el estándar SCORM, que permite el intercambio y reutilización entre plataformas de los objetos de aprendizaje creados.

¿Cuál es la mejor herramienta?

            Respecto a cuál es mejor para el alumno o el profesor, no hay una receta única. Para unos y otros, será mejor aquella con la que se consiga el objetivo perseguido, que es que el alumno aprenda. La espectacular presentación de contenidos no es en absoluto garantía de éxito, como vimos en el caso comentado anteriormente.
            En todo caso, el cono de Edgar Dale, en el que se indica la influencia de los sentidos en el aprendizaje,  puede ser una buena guía para ayudarnos en la elección, y que podría resumirse en: “olvido lo que leo y oigo, recuerdo lo que veo, aprendo lo que hago

Herramientas web 2.0 y docencia virtual

La Web 2.0

El término web 2.0 aparecía en 2004, para denominar la evolución, en la forma de empleo, que Internet había experimentado; convirtiéndose en una web social.
Las páginas web habían pasado de ser de sólo lectura (web 1.0); a una etapa de dinamización básica, sobre la base de actualizaciones constantes (web 1.5). Con el cambio de siglo, la Web da un paso más en esa dinamización, y los sitios 2.0 adoptan un diseño centrado en los usuarios; que pueden interactuar entre ellos, crear e intercambiar contenidos.

Herramientas web 2.0 y la docencia virtual

Para que el usuario pueda convertirse a gran escala en el motor de la Web, son necesarias unas herramientas de fácil acceso, uso sencillo, y asequibles; además de contar con potencia suficiente. Los actuales sistemas de gestión de contenidos,  con una complejidad técnica asumible para el usuario, suministran el necesario soporte para minimizar el esfuerzo en el diseño y la publicación de contenidos en la web. Blogs, Wikis, agregadores RSS, marcadores sociales, redes sociales y mundos virtuales, conforman el amplio espectro de herramientas colaborativas a su disposición.
            Esta nueva filosofía de entender la Red, coincide precisamente con valores esenciales de los procesos de la enseñanza-aprendizaje; basados fundamentalmente en la comunicación, colaboración y participación. Sería ilógico por tanto, no utilizar estas herramientas como un medio para optimizar los resultados de los procesos educativos.
No obstante, hay que considerar el empleo de estas herramientas, salvo casos extraordinarios, como un complemento educativo; más que elementos exclusivos de formación. En el caso de procesos formativos presenciales, permiten a profesores y alumnos llevar aquellos más allá de las aulas. En las acciones educativas online, centran el modo de participación, interacción y colaboración de profesores y alumnos.

La herramienta adecuada para la enseñanza online
Cada herramienta tiene características propias que las hacen más adecuadas que otras  para determinados aspectos del proceso educativo que deseemos complementar o desarrollar. Seguramente acabaremos empleando más de una. Su adecuada elección para la enseñanza  online, deberá ser consecuencia de un análisis previo de los factores del proceso: usuarios (alumnos y profesores), medios, contenidos, modelo de aprendizaje, etc.
 La elección por tanto de una única herramienta debe responder, básicamente, a la pregunta: ¿para qué la queremos? Una primera selección nos lleva seguramente a decantarnos por los blogs y las wikis. Ambos son gestores de contenidos, y son herramientas suministradas por las plataformas LMS que soportan los cursos online; por lo que no es necesario salir de ellas para su creación y gestión.
En el blog,  con un formato de tipo periodístico,que el usuario crea y actualiza periódicamente, pueden incluirse elementos multimedia, enlaces, etc, y los lectores realizar comentarios. Aunque son una útil herramienta para profesor, quizás desarrolle su verdadero potencial para el alumno; ya que es adecuada para que aquel siga la evolución del estudiante a través de entradas periódicas. De carácter más individual, no excluye el empleo colectivo. 

Por su parte, la wiki es un sitio web que pueden construirse entre varios usuarios; que pueden modificar o borrar el texto que comparten. Sin duda, la más famosa es la Wikipedia. También de utilidad para alumnos y profesores, quizás sean en este caso los segundos los que puedan extraer mayor rendimiento. Más colectivo que individual, con menor y diferente interoperabilidad que el blog.