GAMIFICACIÓN

Siempre se ha dicho que una de las mejores maneras de aprender es jugando, los niños aprenden a hablar como si de un juego se tratara. A partir de esta premisa surge la necesidad de utilizar la predisposición que tiene el ser humano para jugar en provecho de la docencia.

La palabra “gamificación” es un neologismo que procede del inglés “game”, mediante este vocablo se designan todas las actividades que se realizan tomando como base una filosofía lúdica. Se trata pues de una tendencia que aplica el mecanismo de los juegos a los diferentes ámbitos de la vida cotidiana: enseñanza, trabajo, marketing, investigación, etc. Estamos en una sociedad competitiva donde los logros o los éxitos se miden a través de las recompensas obtenidas, por ello en este tipo de sociedad, los juegos en los que se obtienen unos premios merecen un especial reconocimiento. Las empresas utilizan cada vez más estas técnicas para fomentar la colaboración y el espíritu de equipo entre los empleados, un interesante artículo nos describe las ventajas de utilizar el juego como herramienta de motivación en el trabajo. De este modo, la gamificación aplica las condiciones específicas del juego en el contexto de la enseñanza, se motiva a los alumnos a lograr unos objetivos de manera divertida. Con la gamificación se busca potenciar la pertenencia a un grupo formando equipos de trabajo optimizando los esfuerzos colectivos; en la educación lo que se pretende es mejorar la calidad del aprendizaje.


El crecimiento del uso de videojuegos o de los juegos que todos llevamos en nuestros smartphones ha despertado el interés de los docentes para aplicar las mismas estrategias en el ámbito de la educación. Su aplicación contiene aspectos positivos y negativos, entre los primeros están la motivación y el trabajo en equipo; como aspectos negativos podemos destacar la distracción y pérdida de tiempo así como el elevado coste que implica crear un videojuego educativo. Aparte del uso de los videojuegos también se pueden utilizar juegos creados por los docentes y con unas exigencias tecnológicas y económicas mucho más modestas. En la enseñanza de idiomas se utilizan a menudo los juegos de rol para situar al alumno en un contexto real con dificultades graduales y con un vocabulario específico para cada caso concreto, mediante este tipo de juegos los alumnos hacen frente a situaciones con las que se pueden encontrar en su vida cotidiana.
   

Entre las numerosas propuestas de gamificación para ser aplicadas en la enseñanza, he elegido la herramienta Duolingo por tener relación con mi actividad docente. Se trata de una aplicación tanto para PC como para dispositivos móviles para aprender idiomas de manera gratuita y además jugando. Actualmente están a disposición para los hablantes de español tres idiomas (inglés, francés y portugués) como podemos comprobar en su página web, aunque existe la posibilidad de otras combinaciones para hablantes de otros idiomas.

El juego consiste en ir ganando vidas a medida que se va progresando en el idioma y perdiéndolas cuando se cometen equivocaciones; su creador Luis Von Ahn lo resume de la siguiente manera: “Pierde corazones por tus respuestas incorrectas, practica contra el reloj y aumenta tu nivel. Duolingo es adictivo”.

Para poder utilizar esta aplicación lo primero que hay que hacer es registrarse mediante el correo electrónico, Facebook o Google. Se crea una cuenta en donde además de correo, usuario y contraseña, se elige también el idioma que queremos aprender. En la primera pantalla se nos da la opción de iniciar el aprendizaje desde un nivel básico o de pasar al que nos corresponde mediante una prueba de nivel. El curso está estructurado en unidades de vocabulario (la comida, la ropa, los colores, la familia, las fechas …) y de gramática (sustantivos, adjetivos, pronombres, verbos…). En cualquier unidad se pueden practicar las habilidades de expresión y comprensión tanto orales como escritas.


Como en cualquier juego, existe una tienda de lingots con las vidas de recambio, los protectores de racha, las prácticas contra reloj y el doble o nada. También existe la posibilidad de obtener un certificado de Duolingo tras realizar un examen de 15 minutos:


Un aspecto positivo de esta aplicación es la posibilidad de estar en contacto con otras personas que están aprendiendo el mismo idioma, así Luis Von Ahn, en una entrevista, señaló que el hecho de  “poner un ranking de tus amigos en la página de inicio hizo que los usuarios permanecieran en el sitio casi un 10% más de tiempo”. Podemos encontrar amigos en Facebook 



y podemos intervenir en un foro en el que podemos dejar nuestras aportaciones o aclarar nuestras dudas:




Esta aplicación cuenta con apartado en el que se nos muestran los atajos que podemos aplicar tanto en las lecciones como en las traducciones:


Por último, en la pestaña Actividad se puede seguir la progresión del alumno:


En definitiva, creo que se trata de una interesante aplicación que utilizando las técnicas de los juegos online puede motivar en el aprendizaje de los idiomas.


Bibliografía


Para saber más se pueden consultar los siguientes enlaces

   Wonnova.es
   Gamifica.me