Reflexión final sobre la Unidad Didáctica 5

Al igual que la semana pasada, el trabajo de estos últimos días ha quedado plasmado en la wiki. Esta vez no han existido grandes dificultades en el uso de esta herramienta puesto que nos resultaba más “familiar”, aunque mis compañeros de grupo trabajaron mucho para darle la forma más adecuada a la plantilla de evaluación que  los componentes del grupo tuvimos que crear.
Trabajar en equipo ha sido, como en los días anteriores, clave fundamental para el cumplimiento de la tarea asignada, así como la figura de un tutor en prácticas para coordinar el trabajo del grupo e infundir el espíritu colaborativo que no debe faltar nunca en este tipo de actividad.
         

La protagonista principal de esta semana ha sido la evaluación. Se nos pidió crear una plantilla basándonos en la Unidad Didáctica diseñada por este grupo y tomando como modelo la plantilla entregada en el material de la Unidad 5. Tampoco ha sido fácil ya que nuestra evaluación iba dirigida a alumnos ficticios y no reales. Personalmente, me ha resultado muy interesante profundizar en temas relativos a la evaluación porque, si bien en mi trabajo como profesora es un aspecto que requiere siempre toda la atención, nunca hasta ahora había leído ni investigado con tanto detalle en conceptos referentes tanto a los indicadores  de evaluación como a las competencias y destrezas, a alcanzar por alumnos.  Estoy convencida, como dije también en mi última publicación, que podré poner en práctica en  mi trabajo cotidiano muchísimas de las cosas que he aprendido esta semana, por lo que todo esto no “caerá en saco roto” .                                                              
No cabe duda de que es primordial, como docente, tener bien claro a qué indicadores vamos a dar más importancia para después, tomándolos como referencia, observar los resultados de nuestros estudiantes, ya que ellos nos permiten saber si vamos por buen camino en la persecución de unos objetivos. Podemos decir que los indicadores facilitan la medición de los resultados o de lo que se espera alcanzar en la puesta en práctica de unos contenidos.
Como he apuntado anteriormente, generar unos indicadores adecuados es siempre una tarea muy compleja porque se requiere imaginación y rigurosidad. Como apunta Xinia Picado en la Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica, en su trabajo titulado “Criterios para realizar evaluaciones de calidad”, éstos son dos de  los requisitos que debe tener un indicador:
         Ser confiable “en la medida en la que aplicado en las mismas condiciones produzca los mismos resultados”
         Ser válido siempre que “refleje en forma adecuada el significado real de lo que se busca medir.
Añadir también que los indicadores deben ser razonables, objetivamente verificables y contener metas.        
                                                                              
En conjunto, ha sido una semana muy productiva, como todas las demás. “Aprender haciendo” fue el título que le di a este blog. Y así ha sido, gracias a las enseñanzas de un cuadro de magníficos tutores, enamorados de su profesión, a los que agradezco la oportunidad de haberme hecho vivir esta apasionante experiencia. Mi más profundo agradecimiento a todos los tutores y compañeros que habéis hecho junto a mí, camino al andar.
¡Hasta siempre!