El aprendiz de TOL 2012-05-05 10:55:00

La planificación y gestión en la Enseñanza OnLine
Necesidad de elementos de planificación y gestión  
            El desarrollo Internet en los últimos años no ha hecho más que profundizar en sus capacidades educativas; sustentadas en la posibilidad de incluir contenidos con fines instructivos, no sólo narrativos; el uso de hipermedia (multimedia, redes sociales y plataformas online); y la capacidad de comunicación síncrona y asíncrona, que potencia la interacción entre tutores y alumnos, como medio de reforzar  la transmisión de conocimientos (Moreno y Bailly-Baillière). Ejemplo de ello es la creación, en el seno de las Fuerzas Armadas, en septiembre de 2009 del Campus Virtual Corporativo de Defensa (CVCDEF); con el objetivo de abordar un proceso educativo online, caracterizado por estar “centrado en el aprendizaje y en el alumno, basado en la web, la interacción de profesores-tutores y alumnos, el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), la estructuración de unos contenidos según un modelo formativo virtual preestablecido y en su evaluación, todo ello en un entorno de trabajo de comunicación y colaboración”.
Para responder  adecuadamente a esas exigencias, y optimizar el proceso, es fundamental que la acción educativa responda a un modelo formativo virtual; que cuente con unos elementos de planificación, de la acción formativa y sus contenidos; y de gestión, que señalen a profesores y alumnos  las “reglas del juego” que permitan su correcto desarrollo.  
La planificación: Proyecto formativo y Unidad Didáctica
El primer  elemento básico de planificación o diseño es el proyecto formativo, para el curso en su conjunto. Su diseño instructivo, individual o institucional, responderá en sus aspectos formal y didáctico al modelo pedagógico elegido, presentando sus elementos  convenientemente jerarquizados, enmarcados desde un punto de vista temporal-secuencial, con equilibrio entre los recursos, ayudas, y actividades; permitiendo desarrollar eficazmente la labor de tutorías y evaluaciones.
El segundo elemento son las unidades didácticas los “bloques” que componen la acción formativa y que coinciden, en cuanto extensión o dificultad, con unidades temporales (días, semana, quincena…); y que García Aretio define como “Un conjunto integrado, organizado y secuencial de los elementos básicos que conforman el proceso de enseñanza-aprendizaje (motivación, relaciones con otros conocimientos, objetivos, contenidos, método y estrategias, actividades y evaluación) con sentido propio, unitario y completo que permite a los estudiantes, tras su estudio, apreciar el resultado de su trabajo”.
Volviendo al ejemplo de la formación online en las Fuerzas Armadas, el diseño instructivo elegido en el CVCDEF estructura la acción formativa en cuatro niveles: Curso, módulo, unidad didáctica y unidad de aprendizaje. Para la  Unidad Didáctica, la tabla siguiente expone dos ejemplos de los elementos fundamentales.

UD CVCDEF
UD Grupo GRIAL (Universidad de Salamanca)
·          Presentación: Introducción, capacidad terminal (1 por UD), Objetivos/tareas, Mapa conceptual
·          Unidades de aprendizaje: Objetivo/tarea (1 por UA), Contenidos, Actividades, Autoevaluación
·          Esquema resumen
·          Heteroevaluación
La guía del módulo que contiene las UDs se indican en su caso, los Tutores/docentes y bibliografía
·          Iniciativa a la que pertenece la unidad y título de la misma
·          Fechas y carga lectiva
·          Tutores/docentes
·          Presentación
·          Objetivos/capacidades terminales
·          Competencias y destrezas
·          Materiales de trabajo
·          Plan de actividades y metodología de trabajo
·          Plan de evaluación

Los elementos gestores: Guía académica y Libro de estilo
            La guía académica, guía del estudiante, guía del alumno o guía del curso, proporciona al alumno una visión global y la disposición de los elementos que va a encontrarse en la acción formativa que va a emprender, de forma que tenga claro desde un principio cuales van a ser las “reglas del juego”. También es importante contar, en este caso para los tutores, con un libro de estilo o libro del tutor, que permitan dar identidad propia y unificadora a la forma de conducir en el fondo y la forma, la acción docente.
            Refiriéndonos una vez más al ejemplo del CVCDEF, no hay un documento confeccionado ad hoc como guía, si bien el alumno de un curso concreto puede encontrar sus estos elementos dispuestos tanto en la presentación del curso como en la guía del módulo, en los niveles primero y segundo del diseño instructivo. Si en cambio hay redactado un libro de estilo, como documento base para el desarrollo de acciones formativas virtuales
La importancia del tutor
            El papel que el docente debe asumir en los actuales estándares educativos le lleva sin duda a tener que poseer nociones suficientes de  diseño y gestión de la acción formativa para poder ser además de profesor, tutor, guía o mentor del alumno en su proceso de aprendizaje.
            Volviendo al ámbito de las Fuerzas Armadas, La norma no hace sino hacerse eco la Norma de organización y funcionamiento del Sistema de Enseñanza a Distancia del Ejército de Tierra, de enero de 2006 (NIDIEN 01/06), señala que  El profesor, dentro de su marco departamental, es responsable de impartir y gestionar el proceso de enseñanza y aprendizaje de su materia…., asumiendo, en el caso de la EAD, el rol de profesor-tutor”. Los profesores, señala, serán responsables de “dar de alta en el LMS los contenidos de las materias de su responsabilidad, una vez elaborados de acuerdo con la metodología EAD”.
            Por ello, el tutor debe conocer perfectamente el organigrama y el diseño instructivo de su institución, su metodología y procedimientos de trabajo, tanto suyos como de los alumnos (Seoane y García Peñalvo 2012)
Conclusiones
            Para un correcto y eficaz desarrollo de las acciones formativas, es imprescindible contar con elementos de planificación y gestión que presenten y secuencien, de forma equilibrada, los recursos, ayudas, y actividades que las componen; y que permitan desarrollar eficazmente la labor de tutorías y evaluaciones.

            El profesor, en tanto que tutor y guía del alumno en los actuales modelos educativos, debe poseer nociones de diseño y gestión que le permitan elaborar  y explotar los elementos de la acción formativa.