"Estrategias para afrontar situaciones conflictivas en un curso de las FAs en modalidad eLearning”

Las comparaciones de  un curso online dentro de las FAS con otro realizado en el entorno virtual dentro de cualquier empresa o de cualquier tipo de enseñanza de otra institución  son totalmente notorias ya que se encuadran dentro de a un estamento jerarquizado y regulado por una serie de principios y valores que se establecen en las Reales Ordenanzas.
Es por esto que puede parecer más fácil a la hora de tutorizar un curso eLearning y resolver situaciones conflictivas por parecer que todas están contempladas dentro de la normativa que regula la buena conducta y actitudes dentro de un curso de las FAS, pero esto no es así, pues existen infinidad de situaciones en las que es muy difícil, siendo tutor, de solventar.
La primera de las dificultades que nos encontramos en cualquier tipo de enseñanza online  es la de intentar querer solventar los problemas de la misma manera que con la enseñanza presencial, debemos de tener en cuenta que es mucho más difícil llegar a alguien mediante la forma escrita, pues dependen muchos factores en ello, uno de los principales es el estado tanto del que expone los mensajes como el receptor de los mismos.
Algunas de las situaciones conflictivas, dentro de los supuestos tratados en la unidad de Liderazgo, Persuasion, Estimulación y Mediación deberían de ser resueltas con mucha Psicología para ser lo más imparcial y no “dañar” a ningún alumno, aunque en ocasiones tengamos que hacernos notar y hacer uso de “yo tutor”, pero como he expuesto siempre con corrección.
Podemos detallar algunas de las estrategias a seguir en los cursos de las FAS:
       Exponer la autoridad que le confiere su rol de tutor, haciéndose respetar pero utilizando una correcta comunicación con los alumnos, de manera clara y correcta.
           Utiilizar las reglas de etiqueta (netiquette) además de las propias dentro de las FAS.
           Motivar y estimular al alumno, pero no confundir con “forzar”, para evitar el desánimo y el abandono.
       Debemos de ser muy diplomático a la hora de intentar  mediar, lo más democrático y correcto posible.