La importancia de la comunicación para desarrollar las tareas de un TOL

Comunicación: “trato, correspondencia entre dos o más personas”. Diccionario de la RAE, segunda acepción.
La labor docente se basa en la comunicación. Cuando un profesor imparte su clase en el aula a sus alumnos, se establece una correspondencia con ellos, se comunican. Esta comunicación va mucho más allá del acto oral. Los gestos, el tono de la voz, la expresión, todo interviene en el acto de la comunicación. Y gran parte del éxito o fracaso del proceso de enseñanza y aprendizaje recae en la calidad de esa comunicación. No hay duda de que no es mejor profesor el que más sabe sino el que mejor enseña. Además es un acto que ocurre en un mismo momento, en un mismo lugar, y con todos los actores presentes.
En el caso del eLearning ese acto no está tan contextualizado. El contacto personal entre profesor y alumnos y alumnos entre sí desparece en la enseñanza en entornos virtuales de aprendizaje, por lo que ese acto de comunicar adquiere otra dimensión, y se requieren del profesor/tutor unas cualidades comunicativas más específicas.
En primer lugar, la mayor parte del proceso comunicativo tiene lugar de manera escrita en foros, chat o mensajería, en detrimento de la comunicación audiovisual, que se reduce  a las videoconferencias, caso de producirse. Adicionalmente, se trata de un proceso mayoritariamente asíncrono, excepción hecha del uso del chat y la videoconferencia. y por si no fuera poco, las palabras que dejamos escritas en un foro no se las lleva el viento, con todo lo que ello implica. 
Así pues, de las capacidades que un buen TOL debe reunir para desempeñar sus cometidos con garantía de éxito, y de las que ya hemos debatido ampliamente a lo largo de este curso, posiblemente una de las más importantes sea la de ser un gran comunicador, ya que es también a través de la comunicación como ejerce un buen número de ellas, tales como motivar, persuadir, moderar, y un largo etcétera. En definitva, enseñar en el más amplio sentido de la palabra.