Concienciación Intercultural

El término “Concienciación Intercultural” (del Inglés Cross-Cultural Awareness) fué acuñado por los Norteamericanos para intentar definir un problema con el que se venían encontrando en sus operaciones militares en el exterior.
Cuando los soldados Españoles comenzaron su andadura en operaciones en el exterior, allá por principios de los noventa en la ex-Yugoslavia, se dieron cuenta de una cosa que les diferenciaba del resto de contingentes: cuando llegaban a un sitio, lo primero que preguntaban era “Y aquí, ¿qué se come?, ¿qué se bebe?” Los soldados de otros países raramente se hacían esas preguntas. Especialmente los Norteamericanos acostumbraban a preguntar “Y aquí, ¿dónde puedo comer una hamburguesa?, ¿dónde puedo beber una coca-cola?”
Este ejemplo, por nimio que parezca, muestra una gran diferencia en el enfoque (approach en Inglés) de la situación. Parecía claro que el grado de empatía de los soldados Españoles era mucho mas alto que el del resto. Además, de esas sencillas preguntas, resultaba muy natural pasar a otro tipo de preguntas con más enjundia. ¿Cómo se trata a las mujeres?, ¿Y a los mayores?, ¿Qué fiestas son las mas importantes?, ¿por qué?, y así ad infinitum. Se mostraba un claro interés por entender el entorno en el que se estabn desarrollando las operaciones. Los resultados de este conocimiento del entorno (Situational Awareness) no tardaron en dar resultados expectaculares: los Españoles fueron los únicos que lograron reunir a los máximos representantes militares de los tres bandos, Bosnio-croata, Bosnio-Musulmán y Bosnio-Serbio, y no una sola vez. Eso sí, siempre alrededor de una buena paella y unas botellas de Rioja. Toma ya!!, Intercambio Intercultural (Cross-Cultural Exchange).
Al comienzo del verano de 1993, el Cuartel General de la Misión de Naciones Unidas (UNPROFOR) fue rodeado por milicias Bosnio-Croatas. Todas las salidas fueron minadas y diversas armas apuntaban a sus instalaciones. Los Bosnio-Croatas se quejaban de que los Bosnio-Musulmanes habían capturado, y mantenían detenido, a uno de sus líderes militares durante unas negociaciones. El entonces jefe de la UNPROFOR, General Morillon, no lo dudó un momento: llamó a los Españoles. Los hechos no habían ocurrido en la Zona de Responsabilidad Española, pero Morillon sabía que si alguien podía solucionar aquella espinosa situación, eran los Españoles. En 24 horas, tras diversas conversaciones con ambas partes, y media docena de botellas de Rioja después, los Bosnio-Musulmanes liberaron al líder Bosnio-Croata y éstos levantaron el cerco al Cuartel General de la UNPROFOR, y todo ello simultáneamente.
Una de las principales características de los conflictos del S XXI es el entorno en el que se desarrollan, la importancia que tiene la población. El tener un buen conocimiento de las creencias, motivaciones, tabúes, gustos, etc… es decir, de la cultura de esa población, es clave para poder desarrollar las operaciones con plena garntía de éxito.
Pero no basta con un conocimiento enciclopédico. Hay que contrastar esa cultura con la propia. Necesitamos localizar los posibles puntos de fricción y, también, los de encuentro. Se trata de obtener un conocimiento dinámico. De esas dinámicas interculturales que pueden ser la diferencia entre el cumplimiento de la misión y el fracaso. De ahí que se hable de Intercultural y no de Cultural a secas.
Y este concepto es aplicable no únicamente a las operaciones militares. Hoy en día, cualquier multinacional o empresa que intente desarrollar su negocio en un país distinto al propio, sabe de la importancia de ésto. Cada día son más los trabajos que, con distintas denominaciones, estudian las características interculturales entre distintos grupos de población. Los Antropólogos están de enhorabuena!!!