ESTRATEGIAS PARA DINAMIZAR CON ÉXITO UN CURSO E-LEARNING. NORMAS DE BUEN USO.

De la Unidad Didáctica 3,
    En esta Unidad Didáctica hemos visto las principales reglas de estilo y Netiquette para su uso general y en contextos educativos, en particular.
    Para los que nunca habíamos trabajado con este tipo de herramientas, como es mi caso, estas reglas han supuesto un aporte completamente nuevo, muy distinto a lo hasta ahora estudiado y practicado.
    En un principio el término Netiquette así como las “reglas” que van parejas a él sonaban un tanto ¿exóticas?, si bien ya se habían producido avisos varios en el sentido de emplear con rigor determinadas pautas de comportamiento “electrónico”.
    Una vez visto el concepto de Netiquette, insisto, algo completamente desconocido hasta ahora, queda clara la total necesidad de practicar y exigir la práctica de una conducta adecuada durante el uso de las herramientas comunicativas de los contextos educativos de eLearning.
    Esa conducta adecuada queda sintetizada tanto en el contenido de la Unidad Didáctica como en los documentos complementarios que contiene, donde se define el término y se ofrece un breve repaso de su historia, documentada con la obra publicada por Virginia Shea en 1994 titulada “NETiquette”  a modo de resumen sobre las normas de etiqueta en la web, desde las cuestiones legales y filosóficas hasta las consecuencias de la violación de las mismas; y posteriormente, un año después, la aparición del RFC 1855, como primera compilación de reglas de etiqueta para Internet.
    A estos documentos se añade el artículo “La netiquette” de Quique (2002), que viene a hacer hincapié en cómo debe ser la conducta a seguir para una buena convivencia en la red.
    Continúa la Unidad detallando normas y reglas para el mejor uso de los foros, una vez adentrados en estas herramientas desde su función educativa y académica. Aquí se exponen ya con claridad y detalle diversas normas de comportamiento imprescindible: leer, pensar….y escribir; otras que nos facilitarán la lectura, estructurando adecuadamente los mensajes; igualmente las de escritura para ser entendidos; las del uso razonable de los adjuntos; el fomento del ambiente de colaboración; y, por último, el uso inteligente del foro.
    Como apostilla Quique en su artículo, “…la netiquette es más extensa de lo que se ha explicado aquí, y sigue en permanente construcción…”. Es tan necesaria cuanto vivo es su espíritu, lo que implica que según surjan nuevas necesidades de “convivencia” en la red ante futuras amenazas, nacerán nuevos modos –por así decirlo- que garanticen el sentido común, la corrección y el uso inteligente de estas herramientas.
    Vista la parte teórica de la Unidad, se ha dado paso a una serie de actividades diseñadas con sumo acierto que me han permitido poner en práctica los modos y usos aprendidos. Los ejercicios que respondían a las cuatro situaciones descritas (liderazgo, persuasión, estimulación y mediación) han resultado muy amenos y enriquecedores pues, aunque atendían a situaciones ficticias creadas por nosotros mismos, nos han permitido aplicar las estrategias del tutor que hemos considerado más adecuadas para mantener en firme la postura del tutor on-line y garantizar el éxito en su función docente. Ello se ha visto reforzado por la aportación de los demás alumnos y las de los profesores del curso, resaltando aquellos aspectos en los que pudiera no estar bien definida la adecuada actuación del tutor-alumno, o valorando los que resultaban más acertados.
    Finalizadas ambas “partes” resta la, para mí, más complicada y comprometedora que es sintetizar qué ha aportado el estudio y la práctica de esta Unidad. Sin ánimo de ser exhaustivo reconozco que el aporte ha sido excelente, la experiencia valiosísima y en lo que a mí respecta creo haber logrado el anclaje de los conceptos de forma clara y sólida. Esta actividad aunque no me ha permitido trabajar en los cuatro casos mencionados, sí me ha dado la posibilidad de meterme en primer plano de los que no he intervenido, bien leyendo las aportaciones de los demás, bien incorporando las mías propias.
    Por otra parte, la aplicación de los principios estudiados y trabajados ha de ponerse en práctica de la forma más escrupulosa y firme posible. Así, si nos referimos a la Netiquette, entendiéndola como norma garante de la convivencia y la armonía en la red, y considerando ésta como el marco sobre el que apoyamos el modo educativo en eLearning. Debemos aplicarla con rigor y exigirla con firmeza, exigiendo un comportamiento y trato exquisitos y ofreciendo ejemplaridad en nuestra conducta.
    Si esta actividad se enmarca en el escenario de las Fuerzas Armadas, no debe diferir del resto de los entornos educativos si no es para matizar pequeñas características propias de la institución que, en el momento que así se requiera, el tutor en el ejercicio cotidiano de su función, sabría adecuar a las necesidades concretas de cada acción formativa.   
    Por último, y en la línea del párrafo anterior, cabe señalar que las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso de las Fuerzas Armadas en la modalidad de eLearning son las mismas que las empleadas en otros marcos educativos, esto es, el uso racional de las distintas herramientas que estamos viendo y, respecto a las comunicativas, la aplicación escrupulosa de las normas y reglas a que nos hemos referido.
   Como opinión personal me atrevo a calificar esta Unidad y su desarrollo como la mejor y más amena vista hasta ahora en el curso.