EL CENTRO NEURÁLGICO DE LA ENSEÑANZA VIRTUAL

El nuevo concepto de web 2.0 está provocando una importante evolución en el campo de la enseñanza virtual. Cada día es más habitual el empleo de numerosas herramientas de generación de contenidos, como redes sociales, blogs, wikis, etc. con fines docentes.

Ante esta situación cabe preguntarse dónde quedan los Sistemas de Gestión de Aprendizaje (SGA) o Learning Management Systems (LMS) que hace tan solo unos pocos años se presentaban como la panacea de la enseñanza virtual.

Con estas líneas pretendo reivindicar el empleo de plataformas como elemento integrador de la formación on-line.

Del LMS al Campus Virtual

En principio, un LMS no es más que un software instalado en un servidor concebido para crear, impartir y gestionar cursos a través de redes informáticas (intranet o internet).

Los propios contenidos docentes constituyen, sin duda, el elemento básico de un LMS. No cabe entender la acción formativa reglada sin la estructura coherente y ordenada que proporciona al alumno la presentación secuencial de contenidos. Pero a partir de aquí estos sistemas incorporan otra serie de instrumentos para facilitar el aprendizaje, la gestión de alumnos y la acción tutorial fundamentalmente. Así, estas herramientas permiten el registro de alumnos y su acceso a determinados cursos, su seguimiento a través de los contenidos, proporcionan canales de comunicación, fundamentalmente a través de foros y chat, entre profesores/tutores y alumnos y facilitan la labor de evaluación o acreditación de capacidades y competencias. Normalmente quedan al margen de los LMS las herramientas de creación de contenidos  conocidas generalmente como Learning Contente Management Systems (LCMS).

Si comparamos las necesidades de alumnos y profesores/tutores, con lo visto hasta ahora, fácilmente podemos concluir que existen un gran numero de ellas que no quedan debidamente cubiertas, como la inscripción y pago de la matrícula, el acceso a bibliotecas digitales y a determinada información de interés (noticias, conferencias, etc.), el acceso a otras herramientas de creación de contenidos (blogs, wikis, etc.) o que favorezcan el trabajo en grupo y colaborativo…

Queda mucho que hacer en el ámbito de la enseñanza on-line, pero las TIC nos proporcionan la base tecnológica necesaria para abordar el reto de evolucionar desde las actuales plataformas o LMS a lo que algunos autores han calificado como verdaderos Campus Virtuales, donde se recreen, en un entorno virtual, todos los servicios propios de un Campus y otros más específicos de este entorno.

Las futuras plataformas, lejos de perder su protagonismo, por la aparición de otras herramientas vinculadas al concepto web 2.0, están llamadas a conformarán el centro neurálgico de la enseñanza on-line, integrando las que sean necesarias, como único medio de dotar a la enseñanza no presencial de la imprescindible coherencia formativa.