Conclusión al módulo 2

Concluida la UD2, después de horas de trabajo, a veces realmente difíciles por lo novedoso que se me presentaba el tema, me es difícil presentar una conclusión sin temor a crear confusión.  
A lo largo del tema he descubierto herramientas que no había oído mencionar jamás, y otras de las que solo conocía el nombre. Ahora puedo decir que se lo que son muchas de ellas y para qué sirven, pero creo que no conozco ni su verdadero potencial y mucho menos, el cómo utilizarlas.
En cuanto a las redes sociales, ni participo ni, de momento, tengo intención de hacerlo en alguna de ellas. No tengo ningún miedo al cambio, en mi trabajo es algo que tengo que afrontar constantemente, y me considero de lo más sociable,  simplemente es que es algo que no me atrae en absoluto. Por ello me cuesta ver las posibilidades que ofrecen, aunque si soy consciente de que es el lenguaje que hablan nuestros jóvenes.
Lo que más útil me parece, los foros, durante esta semana no he podido abordarlos como quisiera. Por motivos de trabajo me veo obligado a intervenir tardísimo. No puedo empezar a trabajar hasta bien entrada la tarde. Debo preparar mi intervención y leer lo aportado por los compañeros. Si se pretende participar en un hilo de conversación, se encuentra uno con que están agotados, con lo que al retraso “temporal” podemos añadirle un retraso “intelectual”. Aunque no se disponga de mucho tiempo, el poder intervenir a lo largo del día permite sentirse parte de la discusión. Hacerlo al final del día, tras una jornada agotadora, se convierte en una obligación nada agradable y cuesta no verse como “algo ajeno”.
Por otro lado, en mi caso concreto como profesor, no tengo acceso a prácticamente ninguna de esas herramientas. La plataforma en la que debo trabajar, no tiene más que mensajería interna, los contenidos se han elaborado con unas ligeras nociones de EasyPropf que ha impartido, como mejor ha podido, un señor que lo ha visto durante un par de mañanas. Para colmo, el alumno solo puede acceder desde el puesto de trabajo y, ni todos ni siempre, disponen de un PC para hacerlo.
Aunque sigo con ganas de avanzar en el curso y soy consciente de que las conclusiones debo sacarlas al final del mismo, es difícil no acusar de alguna manera un cierto grado de desmotivación. Tampoco ayuda el hecho de que la situación personal y profesional dista mucho de ser adecuada. Lo cierto es que, a día de hoy, no veo equilibrio alguno entre las horas de trabajo empleadas (de 3 a 5 diarias y siempre dejando algo por hacer) y las habilidades y destrezas obtenidas.
Respecto al trabajo desarrollado por los tutores, tanto en prácticas y como oficiales, me parece impecable. La dedicación es extrema y se muestran con claridad en su función, con lo que considero, son un buen ejemplo de lo que a fin de cuentas es el objetivo del curso.
Pese a mi “siniestro alegato”, como ya he dicho antes, no arrojo la toalla, y de la manera que mejor pueda sigo adelante con la intención de trocar en beneficios todo lo que ahora me parecen problemas.
Un saludo.
Paco250.