A LA VANGUARDIA, PERO… ¿HACIA DÓNDE?

Me proponen que explique cómo se puede obtener información a través de la sindicación de contenidos o de las redes sociales y transformarla en contenidos útiles para el aprendizaje personal o la docencia.  

Después de darle muchas vueltas creo que la pregunta tiene trampa. No es lo mismo utilizar estas herramientas para un aprendizaje informal, que como verdaderas herramientas docentes en un determinado curso.

En el primer caso, que duda cabe. A mi, como me gusta la economía, me vienen muy bien las herramientas de sindicación para acceder más rápidamente a los contenidos web que me interesan; y que duda cabe que aprendo leyéndolos. Pero, recordemos que la pregunta es ¿cómo se transforma en contenido útil para el aprendizaje?

Si soy economista, valoro rápidamente lo que leo, soy capaz de detectar inconsistencias y rechazar, en su caso, los argumentos, pero ¿y si no lo soy?

A mi juicio, también es posible transformar esa información en contenidos útiles para el aprendizaje, pero requiere mucho tiempo; requiere rechazar constantemente lo que creías aprendido, al comprobar que esa idea ya no se sostiene con los nuevos aprendizajes. En definitiva, es similar al método de prueba y error aplicado a un aprendizaje más o menos elemental.

Pero decía al principio que no es lo mismo emplear estas herramientas para un aprendizaje informal, que emplearlas con una finalidad docente. En este último caso, es necesario dirigir al alumno hacia páginas que ofrezcan contenidos de calidad. De otra forma, se corre el riesgo de que incluso con todo su esfuerzo no alcance las capacidades deseadas.

Pero incluso suponiendo un buen asesoramiento a la hora de elegir las páginas web a visitar, ¿cómo sabe el tutor que lo que allí se publique es acorde con los objetivos del curso o de la Unidad Didáctica?, ¿no podría darse la situación de que, por ejemplo, los contenidos que se estén publicando sobrepasasen la capacidad del alumno para comprenderlos en un determinado momento de su formación y, que le resultaran nimios en otro? Yo entiendo que sí. La única manera de asegurar la utilidad de estos contenidos es que su publicación esté en manos del tutor o que pueda llegar a conocerlos de cualquier forma. Y, en todo caso, ¿por qué no emplea la plataforma para dirigir al alumno a las páginas que le resulten de utilidad en cada momento?

 

Me da la impresión de que el objetivo es estar a la vanguardia aunque no sepamos muy bien a dónde vamos.