Las nuevas tecnologías son herramientas excepcionalmente maravillosas para el desarrollo de múltiples funciones, pero cuidado porque su uso excesivo puede provocar daños a la salud mental y física, sin embargo, si la utilizamos correctamente, las mismas pueden ser un ente poderoso para desarrollar habilidades, destrezas y construcción de conocimientos.

Las bondades de las nuevas tecnologías son infinitas, paralelo a los daños que estas podrían causar, también existen beneficios que pueden ser usados para desarrollar habilidades en los usuarios.

​Proponer mecanismos o posibilidades pedagógicas que ayuden a compensar los prejuicios en torno a las nuevas tecnologías requiere un análisis y la comprensión de los diversos usos; ¿Qué hace que las nuevas tecnologías sean tan atractivas?

​Hay que proponer innovación atendiendo a la realidad que prima en los entornos escolares contemporáneos.

Desde nuestro punto de vista, la clave está en crear actividades y recursos que fomenten el análisis, comprensión y resolución de problemas cotidianos.

​Ahora bien, ¿Cómo se lograría esto?

Atendiendo a la demanda de los materiales audiovisuales y la rapidez con que se manejan los contenidos, uno de los recursos a utilizar pueden ser capsulas que relaten una situación y con la que los estudiantes se sientan identificados y puedan aprender a resolver algún problema.

Otro aspecto importante es facilitar una experiencia que permitirá el desarrollo motor, esto se puede lograr implementando juegos de realidad virtual, donde los estudiantes tengan la oportunidad de realizar actividades a través del movimiento de su cuerpo.

No podemos descartar la posibilidad de complementar el uso de las nuevas tecnologías con actividades, recursos y mecanismos convencionales. Por ejemplo: se pueden implementar capsulas audiovisuales apoyadas de ejercicios de análisis y resolución de problemas partiendo de lo observado en el vídeo o material virtual.