Inicio » Máster 2014 » Hablando de calidad en elearning
Jul
13

Hablando de calidad en elearning

Según el Diccionario de la RAE, calidad es la “propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo, que permiten juzgar su valor.”

De ahí que al hablar de calidad de un proceso de enseñanza modalidad elearning se busquen parámetros que nos permitan juzgar el proceso en sí.Dependiendo del modelo que se utilice,  se aplicarán unos u otros criterios.

La norma UNE 66181:2012, establece que los cuatro factores de satisfacción de un proceso son:

  1. Información general mínima a proporcionar por el suministrador de la formación virtual
  2. Nivel de calidad del reconocimiento de la formación para la empleabilidad
  3. Metodología de la formación
  4. Nivel de accesibilidad

Según el modelo del proyecto Prometeo/Qualitas, Marcelo García expresa que las dimensiones para valorar  la calidad de un proceso formativo son: 1. Contexto, 2. Diseño del programa, 3. Producción del programa, 4. Puesta en marcha del programa, 5. Implementación del programa, 6. Seguimiento

También se pueden encontrar otros criterios de calidad en otros modelos, tales como MECA-ODL (Methodology for the analysys of quality in open and distance Learning) y FLAG (Flexible Learning Advisory Group)

Cuando se analiza la calidad de otros bienes y servicios, generalmente se hace a la luz del nivel de satisfacción del consumidor. Sin embargo, un curso como producto, más allá de ofrecer un servicio de enseñanza, consiste en el acompañamiento en un proceso de aprendizaje. Entonces, buena parte de responsabilidad del éxito del proceso en sí es del mismo alumno. Por tanto, no se puede juzgar la formación sin considerar el contexto y el involucramiento personal del alumno.  Lograr que se cumplan los objetivos de aprendizaje,  así como la adquisición de competencias de la oferta académica es fundamental.

Tanto diseñadores de LMS, creadores de contenidos, tutores, administradores, gestores o cualquier otro agente que  del  proceso formativo, deben buscar siempre la excelencia del mismo, y para eso, es necesario establecer o adoptar unos parámetros previamente definidos que permitan medir de manera objetiva  la calidad del proceso.

 

 

Comentarios cerrados.