Una institución educativa, como puede ser un colegio, decide innovar o no dependiendo de una serie de aspectos:

  • La libertad de la que se disponga para poder hacerlo. En el Sistema Educativo español todo está estructurado y predomina una determinada ideología. Es posible que el centro decida innovar, pero se ve cohibido o atado a una serie de principios ideológicos por parte de las familias o incluso desde el propio gobierno, ya que hay un plan mínimo establecido que todos los centros deben cumplir.
  • El organigrama del centro. Hay dos tipos de organigramas: vertical u horizontal. Si es vertical manda el director, mientras que si es horizontal, puede haber una mejor relación e interacción entre el director y los profesores, ignorando la típica anarquía que se ha dado siempre en los centros. Mediante un método horizontal es posible llegar a acuerdos entre los diversos profesores para llevar a cabo proyectos de innovación.
  • La motivación y el entusiasmo del centro. En numerosas ocasiones se cree que no se innova por carecer de los recursos tecnológicos, pero una innovación puede requerir tecnología o no. Por lo tanto, si el centro está interesado en innovar puede llegar a hacerlo, incluso sin contar con la ayuda de la tecnología.
  • El Proyecto Educativo del Centro. Hay que tener en cuenta en todo momento el PEC, ya que en él aparecen todos los aspectos relativos al curso, cómo se van a estructurar las asignaturas y los proyectos que se vayan a llevar a cabo. Por lo tanto, cualquier proyecto debe estar incluido en el PEC y no contradecir ningún aspecto u objetivo que éste proponga.
  • El profesorado. Por mucho que el centro quiera innovar, debe contar con la predisposición y colaboración de sus profesores. Innovar no es cómodo; es complicado y arriesgado. Sin embargo, el centro tiene poder para innovar, por lo que debe utilizar ese poder para motivar e interesar al profesorado a participar de forma entusiasta en los proyecto que se propongan.
  • El reconocimiento que se vaya a obtener. En muchos de los casos, los centros deciden innovar para obtener reconocimiento, ya sea dentro de la ciudad para captar más alumno o para conseguir premios/títulos por parte del Ministerio de Educación. Sin embargo, no siempre con un mayor grado de TIC se innova más, por lo que hay que ser conscientes de la finalidad y de los resultados de las innovaciones que se lleven a cabo. De nada sirve realizar una “innovación” que no aporte nada nuevo o que no mejore el rendimiento y/o el aprendizaje.
Imagen extraída de: http://iesramiroii.centros.educa.jcyl.es/sitio/index.cgi?wid_seccion=12&wid_item=127
Imagen extraída de: http://iesramiroii.centros.educa.jcyl.es/sitio/index.cgi?wid_seccion=12&wid_item=127
¿De qué depende que una institución educativa, como un colegio, decida innovar o no?

Deja un comentario