A pesar de lo que muchos piensan, el gobierno sí apoya la innovación, sobre todo en cuestión de dotación de recursos tecnológicos. Sin embargo, debería fomentar también las infraestructuras y la organización de esos recursos que se proporcionan, así como de una buena formación del profesorado.

Hablando de la formación del profesorado es preciso aclarar un par de aspectos. El gobierno sí fomenta la innovación a través de cursos de formación, pero estos cursos son generalmente de formación tecnológica (por ejemplo, saber manejar una pizarra digital) y no siempre se realizan correctamente, pues los profesores pueden saber cómo utilizar tecnológicamente un recurso, pero no pedagógica ni didácticamente (saben como manejar una PDI pero no saben como aplicarla en el aula). Además, otro aspecto negativo de estos cursos de formación es que en muchas ocasiones se realizan en el momento en el que se entregan los recursos, pero no se hace en otras etapas. Hay que tener en cuenta que muchas veces lo principal no es solo la formación, sino la predisposición que tienen los profesores a utilizar los recursos.

Es decir, en la mayoría de las ocasiones la formación que se proporciona no es la correcta, ya que se suele dar formación técnica y tecnológica, pero sin un enfoque pedagógico. En este aspecto se debería invertir más.

Estamos hablando de la innovación desde el punto de vista tecnológico, pero la innovación no tiene por qué ser solo en este ámbito, ya que hay otras formas de innovar, como puede ser a través del aprendizaje colaborativo o mediante el fomento de la creatividad. En este aspecto el gobierno también invierte, pues se otorgan premios educativos a las mejores innovaciones, independientemente de si están relacionadas con las tecnologías o no.

 

¿Qué puede hacer el gobierno para fomentar esas otras competencias comentadas anteriormente?

Es difícil que desde el gobierno se fomenten esas competencias, sobre todo por la situación en la que nos encontramos, donde los recortes están haciendo que los profesores trabajen más horas y no tengan tiempo para llevar a cabo innovaciones.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, por lo general, los gobiernos se basan en los resultados. Es decir, importa más y es más productivo económicamente centrarse en los resultados que en la innovación. Y nos preguntamos: ¿Y otro tipo de metodología o de innovaciones no pueden conducir a mejorar las calificaciones? Sí, por supuesto que sí, epro ellos creen que las metodologías tradicionales favorecen más los resultados, por lo que no apuestan por la innovación.

Tal vez el gobierno no apueste por innovar, pero en los centros empieza a ser cada vez más común la figura del coordinador TIC. La persona que desempeña este papel es muy importante dentro de la innovación tecnológica, ya que es un intermediario entre el gobierno y los centros. Su función es motivar a los docentes para innovar y facilitarles el trabajo a la hora de realizar actividades o metodologías innovadoras.

Esto nos lleva a hacer unos una pregunta más:

¿Deberían pagar más a los profesores por innovar?

Imagen extraída de: http://www.futbolocos.com/espana-la-segunda-mejor-exportadora-de-jugadores/
Imagen extraída de: http://www.futbolocos.com/espana-la-segunda-mejor-exportadora-de-jugadores/

Desde el punto de vista de los directores por lo general se opina que no, pues como buen docente su obligación laboral y moral es realizar correctamente su trabajo. Sin embargo, en lugar de incrementar su sueldo se podrían tomar otras medidas, como liberarlos de horas de clase para que lo dediquen a la innovación o dotar de infraestructuras a los profesores que innovan, generando una pequeña competencia entre ellos para incentivarlos, aunque esto también podría generar unos malos resultados puesto que se harían innovaciones muy malas.

Es decir, la subida del sueldo a aquellos profesores que innovan solo supondría interés monetario e innovaciones mediocres, no buenas innovaciones por el interés de conseguir un aprendizaje significativo. Lo ideal sería que las innovaciones  se realizasen mediante proyectos donde participasen todos  los profesores, y no que cada profesor trabaje de forma aislada. Por otro lado, el centro debería coordinar, dotar de materiales, etc. para incentivar al profesorado a realizar actividades innovadoras y, en definitiva, crear proyectos comunes.

Lo difícil de la innovación no es la herramienta (ya que podemos encontrar múltiples recursos en repositorios y páginas web), sino el “gen” de la innovación y la capacidad de experimentar cosas nuevas. Y, aunque parezca fácil, muchos no se atreven, ya que innovar es arriesgado.

¿Cuántas horas puede llevar innovar para un profesor?

Imagen extraída de: http://saludpasion.com/dormir-mas-de-ocho-horas-tambien-puede-ser-malo/
Imagen extraída de: http://saludpasion.com/dormir-mas-de-ocho-horas-tambien-puede-ser-malo/

En su horario laboral, los profesores disponen de 7 horas libres a la semana, pero esas horas por lo general no se dedican a innovar a pesar de las facilidades que se les dan (materiales ya realizados). Un buen director debería “obligar” a utilizar esas horas para que las empleasen en innovar y crear/plantear nuevas actividades.

Para aquellos más reticentes a la innovación, es preciso tener la capacidad para cambiar y ver qué es bueno y qué es malo. No se puede decir “a mí me enseñaron de esta manera”. Eso simplemente es una excusa. Hay que buscar otras vías, no podemos caer en lo más cómodo. Existen muy buenos ejemplos y es en ellos en lo que debemos fijarnos, en todo lo que se puede conseguir gracias a la innovación.

Por lo general,  la Educación tiene el siguiente esquema:

dd

Imagen de realización propia

Desde el Ministerio se echa la culpa a los profesores, y los profesores, a su vez, al Ministerio. De esta forma no se soluciona nada. Dejemos de pasar la pelota a otro excusándonos de que la culpa no es nuestra y que no se puede hacer nada. La educación es algo más que profesores, la educación es problema de toda la SOCIEDAD.

Desde los gobiernos la innovación debería ser un OBJETIVO primordial. Existen innovaciones, sí, pero no hay una verdadera estrategia que las regule ni unos objetivos concretos para ellas.

¿Qué papel ejerce actualmente el gobierno español en el ámbito de la innovación educativa?

Deja un comentario