Concepto de eLearning e introducción a la labor del docente virtual

Contenidos

BLOQUE I

Introducción: ¿Qué es el eLearning?

BLOQUE II

Antecedentes históricos. De la formación a distancia al eLearning

BLOQUE III

Características propias del eLearning

Introducción ¿Qué es Elearning?

La formación virtual o eLearning suele definirse de manera simple como un proceso de aprendizaje con TIC (especialmente mediante el uso de redes como Internet). Sin embargo, la formación virtual de calidad supone mucho más que tecnología. Circunscribirse exclusivamente al factor tecnológico del eLearning supone centrarse sólo en la "e" inicial del término y, con frecuencia, abocarse al fracaso de la formación precisamente por olvidarnos del elemento crucial: el aprendizaje efectivo por parte de los usuarios.

Así pues, más que una cierta tecnología, el eLearning es una metodología o modo de aprendizaje que presupone el uso de determinada tecnología como medio de formación. La formación virtual es evidentemente tecnológica, pero no es sólo (sino también) tecnología.

Antecedentes históricos. De la formación a distancia al eLearning

El eLearning no es necesariamente formación a distancia. Es innegable que los antecedentes de la formación online se hallan en la formación a distancia, pero también es evidente que el eLearning posee sus propias "reglas de juego" y, en consecuencia, presenta similitudes y diferencias tanto con la formación a distancia como con la formación presencial. En realidad, el eLearning aglutina características de ambas modalidades con otros elementos genuinamente suyos.

1.1 Reseña histórica de la formación a distancia

Los orígenes de la educación a distancia se remontan a la Grecia Clásica, cuando comenzó a cultivarse el fenómeno de la epistolografía (escritura de cartas), que en muchos casos poseían un propósito formativo cuando las misivas iban dirigidas a discípulos, familiares o amigos que se encontraban a distancia o que leerían las misivas pasados varios años. De hecho, algunos padres dejaban testimonio epistolográfico a sus hijos, a quienes quizá no tendrían posibilidad de educar de mayores. Durante la época helenística, cuando proliferó el fenómeno epistolar por la consolidación de ciertas redes de comunicación, y especialmente durante el Imperio Romano, encontramos colecciones de cartas excelentes que poseen un propósito formativo, como en el caso de Cicerón.

El primer ejemplo documentado de formación por correspondencia (nombre que heredará por muchos años la formación a distancia) se remonta al siglo XIX, cuando el profesor C. Philipps publica en la Gaceta de Boston un anuncio ofreciendo material de enseñanza y tutorías por correspondencia. Corría el año 1828.

En 1840, Isaac Pitman inicia un sistema de enseñanza de taquigrafía por correspondencia, basado en el envío de tarjetas y la recepción de los ejercicios de los alumnos para su corrección. En 1843 se funda, de hecho, la Phonographic Correspondence Society, la que podríamos considerar primera institución “reglada” de formación a distancia. Esta sociedad se encargaba de recibir, corregir y enviar los ejercicios de taquigrafía de los alumnos que seguían el curso por correspondencia.

En 1903, Julio Cervera Babiera funda en Valencia la Escuela Libre de Ingenieros. Habrá que esperar hasta 1962 para asistir a la primera experiencia radiofónica de bachillerato a distancia.

En 1972, sólo un año después de la creación de la Open University británica, se crea la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), actualmente uno de los mayores centros de formación a distancia del mundo.

Con la introducción de la Ley Orgánica de Universidades (LOU), de 2001, se reconoce a cualquier universidad española el derecho a impartir “enseñanzas en modalidad presencial y no presencial” (art. 4), lo cual supone un impulso extraordinario a la formación no presencial, que hasta entonces era competencia exclusiva de la UNED en el ámbito universitario español. Actualmente, cada vez son más las comunidades autónomas que introducen elementos de la formación online en sus enseñanzas a distancia no universitarias.

1.2 De la Enseñanza Asistida por Ordenador (EAO) a la formación online. Algunos hitos significativos

Resulta muy difícil seleccionar un conjunto de hechos relevantes en una historia tan breve como llena de hechos relevantes. A continuación se ilustran algunos de los hechos más relevantes.

1960- PLATO Uno de los primeros sistemas generalizados de enseñanza asistida por ordenador fue PLATO (Programmed Logic for Automated Teaching Operations o Lógica Programada para Operaciones de Enseñanza Automatizada), desarrollado por la Universidad de Illinois en 1960. Los orígenes de PLATO están vinculados a las necesidades de formación de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, que financiaron las tres primeras generaciones de este sistema. Aunque PLATO acabó por ser un fracaso desde el punto de vista económico y fue definitivamente cancelado en 2006, durante los años 70 experimentó desarrollos tecnológicamente tan avanzados como pantallas táctiles, sistemas de mensajería instantánea o foros online, entre otros.

1969- ARPANET Internet surge en 1969, tras diez años de investigaciones de un buen número de científicos y organizaciones, con la constitución de la red de computadoras ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network o Red de Agencias de Proyectos Avanzados de Investigación). La estructura inicial de ARPANET constaba de cuatro ordenadores, llegando hasta los 213 equipos conectados en 1981.

La estructura “en árbol” de la actual Internet se desarrolló en 1986 gracias a NSFNET (National Science Foundation Network o Red de la Fundación Científica Nacional). NFSNET supuso en la práctica la apertura de Internet al mundo.

1989- HTML En 1989, en el Instituto de Física Nuclear de Ginebra (CERN), un grupo de físicos encabezados por Tim Berners-Lee creó el lenguaje HTML, cuyas siglas indican HyperText Markup Language (Lenguaje de Marcas de Hipertexto). Un año después, el mismo equipo creó el primer cliente Web, denominado WorldWideWeb (de ahí las famosas “www”) y el primer servidor web. La era de Internet había comenzado. En octubre de 2007, el número estimado de usuarios de Internet era de 1.300 millones. Se estima que en 2015 se alcanzarán los 2.000 millones.

En cuanto a la aplicación de estas tecnologías a la formación, antes de la aparición de la Web ya existían centros, experiencias e iniciativas que exploraron las posibilidades de la Enseñanza Asistida por Ordenador (EAO). Destacan el Centro de Aprendizaje Asistido por Computador (CALC), fundado en 1982 en New Hampshire y la Red de Entornos de Aprendizaje Intencional Asistido por Ordenador (CSILE), un sistema multimedia de aprendizaje creado por Scardamalia y Bereiter basado en las tesis de aprendizaje auto-regulado y constructivista.

En relación con los entornos Web para la formación y el aprendizaje, destacamos: La aparición de BSCW 1.0 (Basic Support for Collaborative Working), en 1995; WebCT 1.0, en 1997; Blackboard, en 1998 (actualmente WebCT pertenece a Blackboard); Claroline, en 2000 y Moodle, en 2001.

A todo ello hay que sumarle lo que podríamos llamar la desinstitucionalización de aprendizaje que trajeron la web 2.0 y web 3.0, las teorías de deconstrucción del aprendizaje como el Edupunk y el connectivismo, las filosofías "Open" y la aparición de los Personal Learning Environments (PLE) y los Massive Open Online Courses (MOOC).


Características propias del eLearning

2.1 Definición de eLearning

Desde una perspectiva de la calidad se puede definir e-Learning como un proceso de enseñanza/aprendizaje, orientado a la adquisición de una serie de competencias y destrezas por parte del estudiante. Se caracteriza por:

  • el uso de las tecnologías basadas en web,
  • la secuenciación de unos contenidos estructurados según estrategias preestablecidas a la vez que flexibles,
  • la interacción con la red de estudiantes y docentes y
  • unos mecanismos adecuados de evaluación, tanto del aprendizaje resultante como de la intervención formativa en su conjunto.

Todo ello desarrollado en un ambiente de trabajo colaborativo de presencialidad diferida en espacio y tiempo, enriquecido por un conjunto de servicios de valor añadido que la tecnología puede aportar para lograr la máxima interacción, garantizando así la más alta calidad en el proceso de enseñanza/aprendizaje.

2.2 Características del eLearning

a) Desde un punto de vista tecnológico, el eLearning se basa en el uso masivo de la Web como medio de comunicación. Esto es así porque:

  • La web es realmente fácil de usar.
  • Es un sistema de comunicación multimedia.
  • Es un medio de comunicación mundial.
  • En comparación con otros medios (teléfono, por ejemplo) la distancia entre emisor y receptor no es relevante.
  • Los costes de acceso son relativamente económicos para el alumnado (incluso si debe costeárselos personalmente), sobre todo si la alternativa es el desplazamiento físico, mucho más caro y potencialmente incompatible con la vida familiar y laboral del estudiante.
  • Es posible optimizar los costes del desarrollo de contenidos (lo cual no quiere decir que el e-Learning sea “barato”).
  • La gran mayoría de centros de investigación, universidades y empresas están conectados a la Web.
  • Ofrece enormes posibilidades de interactividad.
  • Se ha producido una expansión vertiginosa de Internet como medio de comunicación universal (actualmente cuenta con más de 1300 millones de usuarios en el mundo).

b) El eLearning es una nueva metodología de aprendizaje. Sus principales potencialidades son:

  • Facilitar la incorporación de conocimientos mediante el empleo de contenidos interactivos que involucran al alumno en el desarrollo del curso.
  • Permitir, mediante servicios de Internet, el trabajo y la interacción grupal, hasta ahora exclusivos de la educación presencial.
  • Capacitar académica, laboral y profesionalmente en el momento que se necesita y donde se necesita, reduciendo costes y facilitando la compatibilidad con actividades u obligaciones laborales, sociales o familiares.
  • Flexibilizar y facilitar la organización de los cursos al reducir total o parcialmente la coordinación física de las actividades.
  • Capacitar a más estudiantes en menos tiempo.
  • Facilitar el mantenimiento, actualización y distribución de los contenidos.
  • Servir como complemento eficaz a todas aquellas actividades que requieren la presencia física del estudiante.

c) Se producen importantes cambios en los roles tradicionales (profesor/alumno) y aparecen nuevos perfiles profesionales:

  • Cambios en el perfil docente:
    • Su misión no consiste en presentar contenidos sino en garantizar el aprendizaje mediante la gestión y la aplicación del plan de actividades del diseño instruccional, regulando adecuadamente los flujos de comunicación. Así pues, no sólo ha de dominar el entorno donde se producirá gran parte de la comunicación sino también dominar las estrategias más adecuadas para favorecerla.
    • El nuevo modelo de formación requiere nuevas competencias y destrezas por su parte cuyas atribuciones son más parecidas a la de una figura tutorial. Sus competencias pueden clasificarse en:
      • competencias tecnológicas que hacen referencia al uso de las herramientas tecnológicas orientadas al proceso educativo.
      • competencias pedagógicas dirigidas al diseño, planificación, manejo y evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje.
      • competencias sociales facilitadoras del aprendizaje en un entorno que favorezca un ambiente de confianza y respeto para la comunicación y la compartición de saberes.
  • Cambios en el perfil de estudiante:
    • Se sitúa en el centro del proceso educativo. Ya no es sólo un receptor final de lecciones que debe examinarse al final.
    • Las dinámicas de trabajo online incrementa la responsabilidad del estudiante en la autoformación. Debe comprometerse con su formación y desarrollar un rol activo en el proceso. Buscar, valorar, seleccionar, procesar, crear y compartir deben formar parte de esa actitud.
    • El concepto de trabajo pasa de ser sólo individual a una dinámica colaborativa en muchos casos. El compromiso individual se extiende al compromiso de pertenecer a diferentes grupos de trabajo en los que tiene que poner en juego su capacidad de adaptación y de organización.
    • No existe un estudiante “tipo” por estilo de aprendizaje, disponibilidad horaria, motivación, necesidad de planificación, entre otros. Debido a las múltiples realidades existentes en las que los estudiantes pueden encontrarse, podemos decir que no existe una única forma de enfrentarse a la enseñanza online y por ello, tal y como sucede en la enseñanza presencial, cada estudiante debe aprender a organizar su propio entorno de aprendizaje según sus circunstancias personales. No obstante, a diferencia de la enseñanza presencial, puede tener una mayor necesidad de soporte y ayuda hasta encontrar la fórmula que le permita adaptarse y seguir en esta modalidad de formación.
  • Aparición de nuevos perfiles profesionales
    • Pedagógicos
      • Diseñador de contenidos formativo
      • Diseñador de actividades de aprendizaje
      • Diseñador instruccional
      • Tutor de estudiantes de forma individual y grupal
      • Community manager
      • Content curator
    • Técnicos
      • Ingeniero de software
      • Administrador de sistemas
      • Experto en seguridad
      • Ingeniero de la usabilidad
      • Diseñador gráfico, web, animación y multimedia
    • Institucionales
      • Gestor
      • Responsable/Coordinador de formación
      • Consultor

2.3 Los elementos constitutivos del eLearning

El eLearning es mucho más que tecnología, e incluso mucho más que tecnología y contenidos. Comporta todo un esquema metodológico que se hace explícito en la labor de tutoría, así como una una estrategia de evaluación y acreditación que, junto con la tecnología y los contenidos, se enriquece con un conjunto de elementos de valor añadido en forma de servicios. Estos servicios pueden ser transversales o incluso ajenos a la formación, pero fidelizan al usuario y le atraen hacia el entorno de trabajo. Pueden ser de carácter administrativo relacionados con su trabajo, comunidades de carácter informal entre usuarios que no comparten espacio físico… Los servicios ofrecidos por cada institución dependerán de los potenciales intereses de los usuarios y de las decisiones estratégicas de la entidad.

2.4 Modalidades de formación online

2.4.1. Clasificación según el grado de presencialidad

En relación con el grado de presencialidad y el tipo de uso que se dé a Internet en una iniciativa formativa estaremos hablando de uno de estos tres tipos de formación que aparecen a continuación. Pulse sobre cualquiera de las tres modalidades para obtener más información sobre las características propias de cada una.

2.4.2. Clasificación según los dispositivos tecnológicos de acceso

A pesar de su reciente aparición, el concepto de e-Learning comienza a quedarse “pequeño” para las nuevas posibilidades tecnológicas de la formación virtual. Incluso en poco tiempo puede que la Web comience a competir con canales de comunicación como la TDT-i (Televisión Digital Terrestre interactiva) o redes de comunicación móvil ajenas a la Web.

Actualmente comienza a utilizarse en sentido genérico el término eLearning a la vez que aparecen nuevas modalidades, unas “específicas”, como el Mobile Learning o mLearning, que se distribuye a través de dispositivos móviles diferentes de los ordenadores personales, incluidos los ordenadores portátiles (no existe diferencia alguna entre un portátil y un sobremesa a efectos de eLearning, así que los portátiles no se consideran dispositivos de mLearning), otras “universales”, como el Ubiquitous Learning o uLearning (eLearning “ubicuo” o también “universal”), que permite ofrecer al usuario contenidos formativos y actividades concretas en función del dispositivo que se utilice para conectarse al campus virtual.

El eLearning, cuyas características se han analizado anteriormente, se caracteriza por el uso de ordenadores personales conectados a la Web para el desarrollo de actividades de formación online. Actualmente comienza a utilizarse también de manera genérica como sinónimo de formación virtual, sea ésta con ordenadores personales, dispositivos móviles o cualquier otro sistema de conexión a los sistemas gestores de aprendizaje.

El mLearning supone una evolución del eLearning que posibilita a los estudiantes el aprovechamiento de las ventajas de las tecnologías móviles como soporte al proceso de aprendizaje. Puede definirse, pues, como un subconjunto del eLearning, pero esta consideración sería un tanto engañosa porque los dispositivos móviles no utilizan “una parte” de las potencialidades y los contenidos desarrollados para eLearning, sino que estimulan el desarrollo de nuevos soportes de distribución de información (las pantallas de los dispositivos móviles son de menor tamaño y no suelen disponer de un teclado cómodo, pero la voz adquiere un valor importante a través de elementos como los podcasts, por ejemplo). Ejemplos de estas herramientas son los móviles con acceso a Internet, tablets PCs, PDAs y ciertos dispositivos de entretenimiento como consolas y reproductores de música y vídeo.

En realidad, pues, el mLearning, antes que un subconjunto del eLearning, debe entenderse como un primer paso hacia la evolución que supone el ubiquitous Learning o uLearning. Más información.

El uLearning (eLearning “ubicuo” o “universal”, es decir, disponible en distintos canales al mismo tiempo) sirve para describir el conjunto de actividades formativas apoyadas en la tecnología, con el requisito de que puedan ser accesibles en cualquier lugar, por tanto, este término debe incorporar cualquier medio tecnológico que permita recibir información, y facilite la asimilación e incorporación al saber personal de cada individuo.

2.5 Ventajas e inconvenientes del eLearning

2.5.1. Ventajas

  • Proporciona apoyo a las diferentes modalidades de formación. Puede utilizarse como soporte a cualquier modalidad de formación por ejemplo como soporte a las clases presenciales.
  • Ofrece una metodología centrada en el usuario. Aporta al usuario autonomía para a realizar su formación y determinar su ritmo de aprendizaje.
  • Flexibilidad horaria. Posibilidad de poder disfrutar de la acción formativa en cualquier momento.
  • Disponibilidad geográfica. Posibilidad de acceder desde cualquier lugar con acceso a Internet.
  • Reestructuración de la información. Los contenidos deben ser sintéticos, estar bien estructurados y centrarse en los parámetros principales, ofreciendo información adicional para profundizar, facilitando así el proceso de asimilación.
  • Incremento de los índices de retención de contenidos. La estructura de la información y el ritmo personal de aprendizaje facilitan la retención de conceptos respecto a una clase presencial.
  • Contenidos más actualizados. Se facilita la inclusión de formatos más visuales e interactivos para los contenidos, más adaptados didácticamente a las circunstancias. La actualización de los contenidos puede llegar instantáneamente a los destinatarios.
  • Herramientas de interacción. Las plataformas de aprendizaje ofrecen diversos medios de interacción entre los alumnos y con los tutores (vIdeoconferencias, foros, chats y mensajería interna principalmente).
  • Mayor razonamiento crítico y menor miedo al error. La falta de presencialidad, la posibilidad de usar medios asíncronos y una cierta sensación inicial de anonimato facilitan la capacidad reflexiva y crítica.
  • Facilidad de inclusión de contenidos audiovisuales. Internet facilita la inclusión de todo tipo de contenidos audiovisuales, con la única restricción del ancho de banda y un balance entre calidad gráfica de los contenidos y rendimiento óptimo de la transmisión vía Web.

2.5.2. Inconvenientes

  • Pseudo eLearning. No debe usarse la plataforma de aprendizaje como simple “contenedor de materiales”. Es necesario explotar las potencialidades didácticas de las herramientas de interacción y disponer de una estrategia instructiva coherente y tutorizada.
  • Falta de calidad de los contenidos. Deben adaptarse al nuevo medio de difusión y ser coherentes con el diseño instruccional.
  • Desaprovechamiento de los recursos disponibles. Debe combinarse el diseño de contenidos con las posibilidades de interacción de la plataforma de aprendizaje mediante un buen diseño instructivo para lograr buenos resultados de aprendizaje.
  • Resistencia al cambio. Toda innovación produce cierta resistencia en los usuarios. Es necesario invertir esfuerzo en combatir dicha resistencia mediante planes de formación y difusión, incentivos, etc.
  • Falta de estándares. Desde el punto de vista tecnológico ya es posible crear contenidos estándar exportables a otros sistemas de formación. Sin embargo, “estandarizar” se entiende también como “crear un estilo propio” de la institución que acostumbre a los destinatarios a trabajar siempre con unos contenidos y procesos más o menos estándar.
  • Dependencia de la tecnología. El eLearning genera dependencia tecnológica respecto a dispositivos y redes para acceder a la formación. Cualquier fallo o dificultad técnica, así como la falta de cualificación para el uso de las herramientas por parte de los usuarios, supone un obstáculo para el proceso.

Autores