Tanto el Pensamiento Computacional como la programación, han empezado a incorporarse al currículum de manera progresiva. En los centros privados, dotados de mayor flexibilidad y también como ventaja competitiva frente a otros, la programación forma parte del día a día de profesores y alumnos. Además, se ha introducido en el currículum oficial de algunos lugares como Reino Unido, o la Comunidad de Madrid, en un intento de responder a las demandas de la sociedad. En ambos casos observamos que se producen dificultades en la fase de evaluación. Hay que hacer un esfuerzo serio por encontrar los instrumentos de evaluación más adecuados para este trabajo ya que los actuales estándares de aprendizaje evaluables pueden no ser eficaces, por encorsetar en un sistema de evaluación de contenidos a un trabajo más dirigido hacia la modificación de actitudes y procedimientos. 

A través de esta pregunta pretendíamos generar debate acerca de cómo se debe introducir el Pensamiento Computacional en el currículo; y en el mismo sentido, cómo se debe evaluar.

  • La solución no sería implementarlo de manera independiente (como asignatura específica), sino que se debe tratar de manera transversal, de modo que podamos aprovecharnos de sus beneficios en todas las áreas. El Pensamiento Computacional debe ser interdisciplinar, conectando las materias y relacionando los contenidos y conceptos de las mismas.
  • A la hora de evaluar, no se pueden establecer unas pautas concretas, ya que el profesor sabrá automáticamente cómo tiene que hacerlo, en qué aspectos se debe fijar y que parámetros debe establecer, en función de su contexto. De cualquier modo, durante el debate se puso de manifiesto que una evaluación pensada para evaluar contenidos no resulta ni útil, ni eficaz para evaluar esta competencia.