COMO DINAMIZAR CON ÉXITO UN CURSO DE LAS FAS E-LEARNING.

Podríamos empezar la reflexión diciendo que un curso en la Fuerzas Armadas (FAS) es igual al de cualquier otro colectivo y a partir de aquí hacer buenas todas las estrategias empleadas para dinamizar un curso e-learning, pero esto es sólo relativamente cierto.
La diferencia fundamental es debida a los principios y valores con que se mueven o deberían de moverse los miembros de las FAS. Estos principios vienen determinados en las Reales Ordenanzas para las FAS (RROO), que no es otra cosa que un código de conducta de los militares.
El art. 7 dice: “Ajustará su comportamiento a las características de las Fuerzas Armadas de disciplina, jerarquía y unidad,…..” y luego el  art. 8 explica sobre la disciplina: “La disciplina, factor de cohesión que obliga a mandar con responsabilidad y a obedecer lo mandado, será practicada y exigida en las Fuerzas Armadas como norma de actuación.” Estos artículos nos van a determinar de una forma implícita que las relaciones entre los TOL/alumnos, alumnos/alumnos vienen marcadas por la jerarquía existente en la institución y se hace muy difícil, aunque no imposible,  el principio de aprendizaje entre iguales que se puede aplicar a otros colectivos.
Sin embargo tiene sus ventajas, como dice el art. 10,  al hablar de la unidad: “Se comportará en todo momento con lealtad y compañerismo,….”,  continúa sobre el Espíritu militar en el art. 14: “El militar cuyo propio honor y espíritu no le estimulen a obrar siempre bien, vale muy poco para el servicio…” y todavía recalca el art. 20:  Estará en disponibilidad permanente para el servicio, que se materializará de forma adecuada al destino que se ocupe y a las circunstancias de la situación, y realizará cualquier tarea o servicio con la máxima diligencia y puntualidad,..”. Luego con estos mimbres es muy fácil hacer buenos cestos.
La enseñanza a distancia se está desarrollando en el ámbito de las FAS desde el año 2004 y en la actualidad se hace con el Campus Corporativo Virtual Corporativo de la Defensa. La parte pedagógica está basada en un diseño instructivo adaptado a la profesión militar para facilitar la participación activa de los militares.
Aprovechando los valores y principios mencionados es mucho más fácil que los alumnos puedan desempeñar un rol activo y participativo en el seno del equipo,  pueden ejercer  la función de líderes de su equipo de trabajo, haciendo bueno lo que dice el art. 54: “Reafirmará su liderazgo procurando conseguir el apoyo y cooperación de sus subordinados por el prestigio adquirido con su ejemplo, preparación y capacidad de decisión.” Y además como dice el art. 70 sobre la motivación de los subordinados: “Utilizará todos los medios a su alcance, principalmente la persuasión y el ejemplo, para motivar a sus subordinados en el ejercicio profesional.”, entonces “miel sobre hojuelas”.
Siguiendo con el análisis de las RROO en este tema, debemos mencionar  el art. 124 que habla de las cualidades necesarias para la labor docente: “Tendrá presente que para desarrollar su labor y lograr el necesario ascendiente son imprescindibles el prestigio y la ejemplaridad, alcanzados con profundo conocimiento de la materia que imparta, rigor intelectual, método, constante trabajo, competencia profesional y aptitud pedagógica.” Y el art 128 sobre el aprovechamiento de los medios: “El militar aprovechará al máximo los medios y las oportunidades que las Fuerzas Armadas le proporcionan para formarse o perfeccionarse profesionalmente a través de la enseñanza y también de la instrucción y el adiestramiento, poniendo en ello todo su empeño y capacidad.”.
Por todo lo anterior es muy fácil, o debería serlo, alcanzar con éxito los objetivos de un curso e-learning en el ámbito de las FAS, aplicando las técnicas de liderazgo, persuasión, estimulación y mediación. Pero de esto los que mejor podrían hablar son nuestros TOL reales, que nos están ayudando a poder llegar a ser unos buenos TOL en el entorno FAS, tambien.
¡VIVA SANTA BÁRBARA!

Las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso de las FAS en modalidad eLearning

 
Un curso de eLearning requiere un esfuerzo adicional en el trabajo diario, pues a las actividades habituales se suman las de un curso online. Si el alumno está motivado, el tutor del curso parte con ventaja, pero si la formación se realiza de forma impuesta surgen complicaciones para el profesor.
En un estamento claramente jerarquizado como las FAS la exigencia de hacer un curso (normalmente por el destino que se ocupa) supone una motivación más que suficiente, ya que para poder ocupar una vacante que en la mayoría de los casos se ha elegido, se necesita adquirir el perfil adecuado. Cuando un destino se ocupa de modo forzoso normalmente es porque el perfil adquirido con anterioridad en la realización de otros cursos hace que esa persona ocupe ese puesto para el que está capacitado.
La tutorización online en un curso de las FAS puede ser distinta si el tutor es militar o civil. Si el tutor es militar es probable que exista cierta rigidez de trato en algún momento. En cualquier caso no debe olvidarse que al hacer un curso, el profesor tiene la autoridad que le confiere su rol de tutor y los alumnos aun cuando sean más antiguos deben respetar eso.
En la dinamización en e-Learning el lenguaje escrito adquiere total  protagonismo. Es importante que se realice una comunicación apropiada utilizando una expresión clara, concisa y correcta. Se deben seguir las reglas de etiqueta en la red (netiquette) teniendo en cuenta además las particularidades propias de las FAS (tratamiento de saludo y despedida, tratamiento de cortesía empleando el usted,etc)
En mi opinión y para crear un clima de confianza es adecuado establecer grupos de trabajo de similares empleos para que los alumnos se sientan al mismo nivel y la participación se fomente. La dinamización si bien depende del tutor se produce si los alumnos participan.
Las indicaciones sobre las actividades (cuáles y son y cuándo y dónde hay que entregarlas) deben ser claras y expresarlas al principio de la unidad didáctica, de ese modo los estudiantes pueden organizar su tiempo y se consigue que se entreguen adecuadamente las tareas.
Si se abre un foro de dudas el alumno siente que el tutor está presente cuando lo necesite y puede participar más motivado. Para eso es importante que el tutor responda a los mensajes (a los de los foros creados o a los mensajes internos) tan pronto como pueda, de ese modo se estimula la motivación de los alumnos en el curso, no siente que habla para nadie, se siente acompañado en el proceso de aprendizaje del curso.
El uso de una actividad lúdica al inicio de una unidad didáctica en la que se haga participar a todo el grupo permite que se rompa el hielo y al hacerlo divertido el estudiante se predispone a favor (aun cuando piense que es una tontería), esto puede hacer de paso que se aprenda alguna técnica que se necesita en otras actividades más formales y que se tengan que realizar después. En cualquier caso no conviene abusar de esta práctica, pues la seriedad de un curso también le confiere prestigio y éxito de participación.
Nombrar periódicamente a uno de los alumnos como tutor de un foro permite que la implicación aumente y los objetivos se consigan. Además aumenta la unidad de grupo, pues al saber los alumnos que ese rol les puede tocar a cualquiera de ellos es muy probable que traten de hacérselo fácil al tutor en prácticas.
El tutor debe ser siempre respetuoso con los alumnos y emplear técnicas de motivación pública o privadamente (en los foros o en correo interno de la plataforma) según requiera cada caso. Es importante que el estímulo se dé tanto a los desanimados como a los que son muy participativos. Lo que no funciona debe mejorarse y lo que sí debe mantenerse y aumentarse si es posible.
El profesor debe recordar que es el líder y debe hacerse valer si fuera necesario, siempre manteniendo la calma y la corrección, especialmente si ha de mediar en un conflicto generado entre estudiantes.
Cuando se dirija a un alumno es muy importante que utilice su nombre de pila para hacerse más cercano y que el alumno sienta que se le tiene en cuenta y se le conoce. En el caso de que sea un superior se debe utilizar el tratamiento protocolario del Ejército pues ese es el modo educado que se requiere y espera y el que va a recibir adecuadamente en el mensaje el estudiante. Si no fuera así podrían producirse problemas de liderazgo.
Al escribir siempre debe hacerse en positivo y en activa. La negación o la frase pasiva se perciben de modo contrario al deseado (un ejemplo de ello está en la anécdota de Nixon cuando fue entrevistado por el escándalo Watergate y dijo “No soy un chorizo” e inmediatamente todo el mundo pensó que lo era).
También es importante escribir en presente y no en pasado o futuro cuando se está motivando o convenciendo y por supuesto cuando se lidera, así se consigue crear inmediatez y no pensar en algo lejano que no le afecta al alumno.
La inclusión de una foto en el perfil de cada uno hace que se haga más real la presencia en el curso y la participación se fomente, pues parece que realmente hablas realmente con otra persona.
La inclusión de un lugar de esparcimiento como la cafetería virtual, es útil a muchos alumnos. En un ambiente distendido se forjan relaciones sociales que cohesionan el grupo. Aunque es importante recordar que a todo el mundo no le gusta este tipo de relación virtual y prefiere ceñirse al ámbito académico, lo cual es muy respetable y no debe considerarse como una falta de compañerismo ni de aislamiento, siempre y cuando las actividades se manden como corresponda y se realice el trabajo colaborativo que se requiere.
La dinamización de un grupo a veces no depende sólo del tutor, hay alumnos que arrastran al conjunto. Si se detecta a un alumno así, se puede aprovechar a favor del profesor, sin abusar de él para que siga estando motivado.
Cuando el tutor intervenga para que se participe, es una buena táctica terminar con una pregunta, de modo que se cree la obligación de contestar y crear una línea de discusión.
Por último, la plataforma virtual con la que se cuenta también puede facilitar la dinamización de un curso. Cuanto más accesible, mejor diseñada y fácil sea de utilizar, mejor será el resultado que se obtenga en la participación.

Las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso en las FAS en modalidad eLearning

Las Fuerzas Armadas (FAS) están jerarquizadas, estructuradas y ordenadas, teniendo entre todos los miembros unas normas de comportamiento y educación muy precisas.
Según como sea el alumno puede estar más a gusto o no, pero el trato no debe ser un obstáculo para el aprendizaje a la hora de participar en un foro con otros alumnos de empleos superiores.
El TOL es en estas situaciones donde asume el rol dinamizador y el rol socializador intentando que todos los alumnos intervengan, guiándoles para que se alcancen los objetivos propuestos.
Debe ser un organizador (líder de comunidades), un mediador (entre los estudiantes dispersos, aislados y desconocidos entre sí, y los contenidos del curso), un dinamizador (orientador de las actividades del curso, impulsor de preguntas generativas), un contenedor socio afectivo (impulsor del reconocimiento del otro, generador de espacios de identidad individual y colectiva en el interior de la comunidad) y finalmente, un enlace entre los estudiantes (organizados en torno a las comunidades).
Las acciones dinamizadoras serían:
Conocer el nivel, la motivación para realizar el curso, la experiencia de los alumnos.
Aplicar las reglas de netiquette para todos, sobre todo en la jerarquía de las FAS.
Crear un ambiente de diálogo y no de enfrentamiento en los foros, lugar donde se realiza la participación de todos los alumnos.
Informar y explicar los contenidos presentados.
Motivar a los alumnos constantemente para participar en foros, chat, uso del correo, etc.
Comunicar a los alumnos sobre su progreso.
Animar la participación en todas las actividades.
Cerciorarse de alguna manera que los alumnos están trabajando a un ritmo apropiado.
Constituir trabajo en grupo y favorecer la coordinación entre los miembros del grupo formado.
Provocar en los alumnos incentivos para que desarrollen los argumentos de sus compañeros.
Plantear ejercicios o actividades para que los alumnos se conozcan.
Introducir puntualmente una actividad, en la que deban competir entre grupos de trabajo.
Realizar valoraciones a nivel individual y grupal de las actividades realizadas.
Sintetizar en los debates del grupo las aportaciones de todos alumnos.

Las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso de las Fas en modalidad eLearning

Pensemos en un Curso Básico de Prevención de Riesgos Laborales.
La Dirección nos encarga “montar” el curso en la modalidad e-learning en la plataforma del Campus Virtual de la Defensa, con una duración de 50 horas. El citado curso va dirigido a suboficiales que van a ascender al tercer empleo de su escala donde van a cambiar de trayectoria profesional. Estos alumnos están actualmente destinados es sus unidades y compatibilizan el cursos con sus trabajos habituales.
Siguiendo el diseño instructivo, y tras definir los objetivos a conseguir en el curso, se procede a elaborar la guía didáctica, las unidades didácticas y sus correspondientes unidades de aprendizaje.
Como el curso es imprescindible superarlo para poder ponerse en condiciones de ascenso, se establecen pruebas de autoevaluación al final de cada unidad de aprendizaje que va entrar dentro de la nota final. Además, al final de cada unidad didáctica, el alumno  debe responder a un cuestionario evaluable personalizado por el tutor para cada uno de ellos y enviárselo al tutor dentro de una ventana de tiempo.
Dentro de las distintas unidades aparece tanto texto, como vídeos y presentaciones de las cuales los alumnos deben obtener la información suficiente para superar el curso.
Para el tutor, como los alumnos compatibilizan el curso con sus trabajos habituales, debe considerar y atender tanto a alumnos que dispongan de tiempo durante su jornada laboral para seguir el curso como otros que no, debido a que entran en la plataforma por la tarde o los fines de semana – maniobras, operaciones en el exterior, etc. –.
Con objeto de dinamizar el curso, el tutor hace una presentación, preferentemente con un video grabado, a través del cual los distintos alumnos puedan ponerle cara al nombre.
El tutor debe estudiarse el perfil de cada alumno y tenerlo presente. Para ello, debe explicar lo importante que es el que los alumnos describan en su perfil las peculiaridades de su formación, especialidad y destino con objeto de que se pueda prestar una atención más personalizada a aquellos que por sus especiales condiciones lo requieran.
El tutor también debe utilizar herramientas disponibles en la plataforma como el correo interno, blogs o foros a fin de presentar y colaborar en las distintas propuestas del profesor. Incluso debe existir un foro o blog donde todos puedan compartir opiniones fuera del temario del curso.
Debe responder a sus alumnos en un plazo lógico y evitar que aparezca el desánimo. Debe animar con intervenciones puntuales a quién aporta algo y a los que están detrás de la pantalla de forma pasiva.
Pueden existir casos, por la distancia o por estas situaciones especiales en las cuales el tutor deba ponerse en contacto telefónico con el alumno o enviarle los temarios todos unidos porque tenga problemas de acceso a la plataforma – pensemos que es un curso que si no es superado impide su ascenso-.
Que es lo que nunca debe hacer el tutor:
          Amenazar con que se va a suspender el curso por falta de rendimiento.
          Desatender a los alumnos que tengan dificultades con el acceso o el seguimiento debido a sus circunstancias especiales.
Dejo abierto su continuación para aquellos que quieran colaborar en el tema.

"Las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso eLearning"

Para dinamizar un curso elearning en cualquier ámbito, la figura imprescindible es la del tutor, que en la formación virtual redefine sus requisitos y funciones y pasa de ser un transmisor de conocimientos a ser un facilitador del aprendizaje, convirtiéndose así en un personaje clave en este entorno virtual.
Algunas de las tareas específicas del tutor pueden incluir:
  • La planificación y organización del curso.
  • Su dinamización mediante estrategias de inicio, de debate, de trabajo colaborativo, y de roles diferenciados (entre otras)
  • Realización y presentación de materiales.
  • Organización, desarrollo y corrección de actividades (con especial énfasis en la retroalimentación)
  • Atención de dudas y consultas.
  • y finalmente, seguimiento de los alumnos, para poder realizar tanto una evaluación continua del aprendizaje de los alumnos, como la evaluación final del curso.
Para poder realizar estas funciones debe aprovecharse de las herramientas de comunicación. colaboración y evaluación, que poseen las actuales plataformas virtuales de aprendizaje, o bien si es posibles del conjunto de espacios Web 2.0, que hoy en día existen en la nube.
Para conseguir los objetivos pretendidos, existen un conjunto de herramientas que facilitan, en mayor o menor medida, la actividad tutorial como una forma de aprendizaje, como los foros de debate para realizar coloquios o discusiones de grupo, las wikis o blogs para realizar actividades en equipo, videoconferencias para impartir clases magistrales con participación puntual, chat para aclarar términos específicos que no han quedado claros et. Todas ellas, deben ser conocidas aquellos que ejerzan como tutores online, y elegir cada una de ellas en función de sus necesidades puntuales y objetivos educativos.
Como vemos, estos son espacios donde profesores y alumnos, intercambian conocimientos y experiencias a favor de la educación de todos, pero como en la enseñanza presencial, es el tutor con en su aula virtual, quién debe dirigirlos con intencionalidad educativa, conociendo las claves principales de la comunicación humana en estos novedosos entornos de aprendizaje.

Estrategias e-learning dentro de las FAS.

Como todos sabemos existen las figuras de profesor y/o tutordentro de la enseñanza e-learning, es posible crear otra figura más, la del dinamizador.
Si a esta figura la trasladamos a las FAS su función será muysimilar a la vida civil.
El dinamizador es el encargado de que el nivel de participaciónsea lo más elevado posible, incitando, tranquilizando, provocando, etc…, nodebe ser un experto en la materia de la que es dinamizador, pero si debe tenerunos conocimientos mínimos como para poder dinamizar el curso, además debe de saberel funcionamiento interno de las FAS., tal como, presentaciones, tratamiento,normas de cortesía, vocabulario, etc…, todo esto es el entorno militar.
También debe de hacer el curso entretenido, ameno, activo y participativotodo en un entorno militar, qué básicamente no se diferencia del entorno civil,pero tiene algunas peculiaridades, sobre todo jerárquicas.
El hecho de que exista esta figura en un curso militar, no quieredecir que el resto de intervinientes no dinamicen el curso, ya que la intervenciónde todos hace que el ambiente sea activo y divertido lo cual beneficia a todos.
ESTRATEGIAS A SEGUIR DENTRO DE LAS FAS.
– Planificar y organizar la dinamización.
– Motivar al alumno a la participación, haciendo alusióntanto a temas civiles como a militares.
– Potenciar el trabajo colaborativo implicando a grupos dealumnos que tengan militarmente hablando “algo en común”. Ejemplo: perteneceral mismo cuerpo o arma, edades o empleos militares similares.
– Utilizar un dinamizador “militar”, que crea en su profesióny que sepa transmitir una pasión por el curso que dinamiza.
– Si el curso es reducido con respecto a los participantes,el propio profesor puede de dinamezador.