Estrategias de dinamización

Ha sido una semana entretenida e interesante. Los temas que se han tratado, dan pie a infinidad de puntos de vista, aunque he podido identificar una línea de opinión más o menos unánime (aunque rica en matices) en la comunidad.

Los casos que se nos han planteado, han sido resueltos, generalmente, en la voluntad de rescatar y recuperar para el grupo, al alumno “díscolo”, “desmotivado”, o “peleón”.

Es un tema del cual tenía ya algún conocimiento, y tanto los contenidos como las intervenciones de la comunidad, me han servido para fijar conceptos que, aunque sabidos u oídos, no habían sido objeto de una reflexión más profunda.

Los contenidos me han ayudado a secuenciar y estructurar la acción tutorial. Antes lo veía como un conjunto compacto de acciones, que iban evolucionando sobre la marcha. Ahora creo que soy capaz de distinguir las diferentes fases de que se compone, y cuáles son las acciones a destacar en las mismas. Ello se traduce en una concreción de los objetivos y de las estrategias para lograrlos.

Lo primero que haría es una meticulosa planificación de la acción en todos sus aspectos. Esta incluiría una actividad de presentación (que permita la adaptación del alumno al entorno) en la que se marque el estilo a seguir, la formación de los grupos (una vez conocidas las circunstancias del alumnado), el reparto de tareas, la secuencia en la propuesta de contenidos y actividades, establecimiento de normas básicas, de los plazos  de ejecución, y elaboración de conclusiones.

Creo que una buena planificación, es la mejor manera de conseguir la participación activa de los alumnos. Si esta es acertada, las intervenciones del tutor irán destinas a orientar el  desarrollo de nuevas líneas de dialogo, secuenciando los temas y marcando el ritmo. Los mensajes de reactivación del grupo o de “rescate” de alguno de sus miembros, se reducirán considerablemente. Si se diera el caso, las propuestas dirigidas de manera personal serían una buena estrategia para dinamizar el curso.

Por desgracia, según esta planteada la fase de preparación, de los cursos en los que participo como tutor, es imposible desarrollar este tipo de acciones. Los alumnos no pueden acceder de marera regular a la plataforma, y no existe más medio de comunicación que la mensajería interna. Espero que algún día esta situación mejore.

Paco250.

ESTRATEGIAS PARA DINAMIZAR CON ÉXITO UN CURSO E-LEARNING. NORMAS DE BUEN USO.

De la Unidad Didáctica 3,
    En esta Unidad Didáctica hemos visto las principales reglas de estilo y Netiquette para su uso general y en contextos educativos, en particular.
    Para los que nunca habíamos trabajado con este tipo de herramientas, como es mi caso, estas reglas han supuesto un aporte completamente nuevo, muy distinto a lo hasta ahora estudiado y practicado.
    En un principio el término Netiquette así como las “reglas” que van parejas a él sonaban un tanto ¿exóticas?, si bien ya se habían producido avisos varios en el sentido de emplear con rigor determinadas pautas de comportamiento “electrónico”.
    Una vez visto el concepto de Netiquette, insisto, algo completamente desconocido hasta ahora, queda clara la total necesidad de practicar y exigir la práctica de una conducta adecuada durante el uso de las herramientas comunicativas de los contextos educativos de eLearning.
    Esa conducta adecuada queda sintetizada tanto en el contenido de la Unidad Didáctica como en los documentos complementarios que contiene, donde se define el término y se ofrece un breve repaso de su historia, documentada con la obra publicada por Virginia Shea en 1994 titulada “NETiquette”  a modo de resumen sobre las normas de etiqueta en la web, desde las cuestiones legales y filosóficas hasta las consecuencias de la violación de las mismas; y posteriormente, un año después, la aparición del RFC 1855, como primera compilación de reglas de etiqueta para Internet.
    A estos documentos se añade el artículo “La netiquette” de Quique (2002), que viene a hacer hincapié en cómo debe ser la conducta a seguir para una buena convivencia en la red.
    Continúa la Unidad detallando normas y reglas para el mejor uso de los foros, una vez adentrados en estas herramientas desde su función educativa y académica. Aquí se exponen ya con claridad y detalle diversas normas de comportamiento imprescindible: leer, pensar….y escribir; otras que nos facilitarán la lectura, estructurando adecuadamente los mensajes; igualmente las de escritura para ser entendidos; las del uso razonable de los adjuntos; el fomento del ambiente de colaboración; y, por último, el uso inteligente del foro.
    Como apostilla Quique en su artículo, “…la netiquette es más extensa de lo que se ha explicado aquí, y sigue en permanente construcción…”. Es tan necesaria cuanto vivo es su espíritu, lo que implica que según surjan nuevas necesidades de “convivencia” en la red ante futuras amenazas, nacerán nuevos modos –por así decirlo- que garanticen el sentido común, la corrección y el uso inteligente de estas herramientas.
    Vista la parte teórica de la Unidad, se ha dado paso a una serie de actividades diseñadas con sumo acierto que me han permitido poner en práctica los modos y usos aprendidos. Los ejercicios que respondían a las cuatro situaciones descritas (liderazgo, persuasión, estimulación y mediación) han resultado muy amenos y enriquecedores pues, aunque atendían a situaciones ficticias creadas por nosotros mismos, nos han permitido aplicar las estrategias del tutor que hemos considerado más adecuadas para mantener en firme la postura del tutor on-line y garantizar el éxito en su función docente. Ello se ha visto reforzado por la aportación de los demás alumnos y las de los profesores del curso, resaltando aquellos aspectos en los que pudiera no estar bien definida la adecuada actuación del tutor-alumno, o valorando los que resultaban más acertados.
    Finalizadas ambas “partes” resta la, para mí, más complicada y comprometedora que es sintetizar qué ha aportado el estudio y la práctica de esta Unidad. Sin ánimo de ser exhaustivo reconozco que el aporte ha sido excelente, la experiencia valiosísima y en lo que a mí respecta creo haber logrado el anclaje de los conceptos de forma clara y sólida. Esta actividad aunque no me ha permitido trabajar en los cuatro casos mencionados, sí me ha dado la posibilidad de meterme en primer plano de los que no he intervenido, bien leyendo las aportaciones de los demás, bien incorporando las mías propias.
    Por otra parte, la aplicación de los principios estudiados y trabajados ha de ponerse en práctica de la forma más escrupulosa y firme posible. Así, si nos referimos a la Netiquette, entendiéndola como norma garante de la convivencia y la armonía en la red, y considerando ésta como el marco sobre el que apoyamos el modo educativo en eLearning. Debemos aplicarla con rigor y exigirla con firmeza, exigiendo un comportamiento y trato exquisitos y ofreciendo ejemplaridad en nuestra conducta.
    Si esta actividad se enmarca en el escenario de las Fuerzas Armadas, no debe diferir del resto de los entornos educativos si no es para matizar pequeñas características propias de la institución que, en el momento que así se requiera, el tutor en el ejercicio cotidiano de su función, sabría adecuar a las necesidades concretas de cada acción formativa.   
    Por último, y en la línea del párrafo anterior, cabe señalar que las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso de las Fuerzas Armadas en la modalidad de eLearning son las mismas que las empleadas en otros marcos educativos, esto es, el uso racional de las distintas herramientas que estamos viendo y, respecto a las comunicativas, la aplicación escrupulosa de las normas y reglas a que nos hemos referido.
   Como opinión personal me atrevo a calificar esta Unidad y su desarrollo como la mejor y más amena vista hasta ahora en el curso.

ENTORNOS VIRTUALES DE APRENDIZAJE (USAL) 2011-12-02 18:30:00

LAS MEJORES ESTRATEGIAS PARA DINAMIZAR CON ÉXITO UN CURSO DE LAS FAS EN MODALIDAD E-LEARNING
¿Qué ha supuesto hoy en día la enseñanza e-learning?
La introducción hoy en día de los Sistemas Gestores de Aprendizaje (SGA) para la enseñanza e-learning ha creado nuevos escenarios formativos como son las aulas virtuales, nuevos roles (tutor online, alumno online, grupo colaborativo) y nuevos modelos educativos (enseñanza orientada al alumno). Este cambio va a requerir nuevas metodologías para poder afrontar con éxito la implantación de este tipo de enseñanza.
Los actores que participan en el proceso se van a enfrentar a nuevos retos y problemas. Por un lado, los alumnos deben de ser capaces de desarrollar su trabajo de forma aislada teniendo una mayor autonomía y a su vez responsabilidad. Esto puede provocar que algunos alumnos encuentren dificultades para seguir el ritmo del curso y alcanzar los objetivos que van a marcar sus tutores. Por otro lado los profesores o tutores van a cambiar su papel tradicional en el que eran transmisores de información y contenidos por el de ser guías y tutores en todo el proceso de aprendizaje y definir los instrumentos que le ayuden a interactuar y comunicarse con los alumnos a través de estos sistemas gestores de aprendizaje.
En resumen, tanto tutores como alumnos requieren una formación y adaptación a las nuevas tecnologías así como a las nuevas metodologías de aprendizaje para así conseguir unos resultados exitosos que aseguren la calidad de la acción formativa en un entorno de e-learning.
¿En qué consiste la tutoría online?
Es el proceso en el cual un tutor a través de un Sistema Gestor de Aprendizaje (SGA o LMS) ejerce de guía, apoya y asiste al alumno de forma que este pueda integrarse en el nuevo entorno formativo, pueda comprender los contenidos que se le hacen llegar en diferentes soportes y además pueda integrarse socialmente en el grupo de formación y en la acción formativa en sí misma, evitando el aislamiento y el abandono.
Para poder llevar a cabo este proceso, el tutor online (TOL) desde el comienzo del diseño de cualquier acción formativa a través de red, debe conocer cuáles son las funciones que tiene que desarrollar como profesor-tutor virtual. En este sentido el TOL deberá desarrollar competencias académicas/pedagógicas, técnicas, organizativas, orientadoras y sociales.
¿Qué herramientas puede utilizar  el tutor online?
El tutor online en el entorno de teleformación puede utilizar herramientas asíncronas (consulta y respuesta en momentos distintos) o síncronas (consultas y respuestas en el mismo momento).
Las herramientas asíncronas (email, foros, faqs) ó síncronas (chat, videoconferencia, pizarra digital) pueden estar incluidas como recursos/actividades dentro de la plataforma (foro, chat,..), o pueden ser externas a la misma y estar enlazados al aula virtual (videoconferencia, pizarra digital,…). 
¿Qué factores puede trabajar el tutor online?
El tutor debe trabajar fundamentalmente varios factores como son la organización de las actividades, la gestión del tiempo y las técnicas de comunicación.
La organización de las tutorías, de cara a su efectividad,  es un factor a tener en cuenta. El tamaño de los grupos debe ser para entornos síncronos de  5 a 10 miembros, y los entornos asíncronos pueden sobrepasar en algunos casos los 20 miembros.
Otro factor importante es la gestión del tiempo. Los alumnos necesitan aprender a dividir su tiempo en tareas: leer el material asignado para preparar el debate online, leer las contribuciones de otros compañeros y preparar las propias, participar en pequeños grupos de trabajo, y completar las demás tareas del curso. El profesor debe ayudarle en  su gestión del tiempo: lecturas de tamaño manejables, límites de tiempo para los debates y pautas de participación.
El tercer factor lo constituyen las técnicas de comunicación. El tutor debe poner en práctica diferentes estrategias que permitan conocer los intereses, expectativas y necesidades de los alumnos con la finalidad de mantener una dinámica de interacción y motivación en todo el proceso de aprendizaje. Este factor, es con diferencia el más complejo de los tres y requiere de estrategias de dinamización.
¿Cuáles son las mejores estrategias para dinamizar un curso online en el ámbito de las FAS?
En general, las estrategias para dinamizar un curso online dentro del ámbito de las FAS van a ser las mismas que para cualquier curso genérico de e-Learning, salvo algunas particularidades.
La Estrategia de Dinaminación debe responder de manera efectiva y directa al objetivo para el cual  fue creada la comunidad, enfatizando en acciones que motiven la frecuencia de ingreso y visita de sus participantes.
La estrategia debe obedecer a una secuencia o proceso cíclico que garantice el retorno, la evaluación y revisión de las acciones para replantearlas o mejorarlas.
A continuación se desarrollan algunas estrategias de dinamización en un entorno virtual formativo.
1.- Partir de los intereses, concepciones y actitudes previas del alumnado en torno al tema en desarrollo.
            ¿Por qué?
          Se facilita la motivación y la participación.
          Posibilita el aprendizaje significativo.
          Se facilita una actuación más personalizada.
          Se posibilita la contextualización de la programación.
¿Cómo?
          Conversaciones y debates en foros y chats.
          Lectura y comentario de textos. 
          Cuestionarios y preguntas directas sobré qué es más interesante.
2.- Fomentar la búsqueda, la experimentación, la recogida y el contraste de los conocimientos.
            ¿Por qué?
          Se facilita la autonomía de aprender a aprender. 
          Se fomenta la actitud crítica.
          Se apoya el trabajo colaborativo.
¿Cómo?
          Análisis crítico de fuentes diversas de información, webs,  libros, audiovisuales, etc.
          Exposición de información y experiencias de expertos invitados.
          Demandar el aporte individual en foros y  debates.
3.- Facilitar la aplicación y la resolución de problemas en torno al tema en cuestión.
            ¿Por qué?
                                      Se fomenta la generalización. 
                                      Se facilita la funcionalidad de lo aprendido.
   Se potencia el desarrollo de habilidades sociales.
            ¿Cómo?
          Ejercicios prácticos.
          Estudio de casos. 
          Juego de Roles.
          Realización de simulaciones.
4.- Fomentar la comunicación y difusión de lo aprendido.
            ¿Por qué?
          Se valora el trabajo realizado. 
          Se fomenta la toma de decisiones solidarias y responsables.
¿Cómo?
          Exposición de los trabajos realizados.
          Intercambio de información en blogs,  foros y listas.

Cross-cultural awareness y las reglas de “netiquette” en las FF. AA.

Resulta curioso que este título se haya vinculado a un ensayo en el que el concepto cross-cultural awareness se trata en el marco de la misión de la FF. AA. en Afganistán (Rocha y Otero, 2010). Desde luego establecer esta relación con respecto a las reglas de “netiquette” de los foros empleados en la enseñanza militar on-line parece más sencillo y seguro que la misión militar en Afganistán. Como bien indicaba un compañero en el foro de la actividad, el concepto cross-cultural awareness equivale al clásico “saber dónde te metes”, si bien la actual tendencia a “academizarlo todo” lleva a la incorporación de este tipo de términos en inglés.
¿Son necesarias unas normas básicas para la participación en foros de enseñanza militar on-line? Creo que sí, aunque ni mucho menos esto supone la necesidad de una “concienciación transcultural” por los siguientes motivos:
        En cualquier entorno, virtual o no virtual, los miembros de la FF. AA. tienen que seguir un código deontológico, que incluye principios éticos y reglas de comportamiento. Además del correcto tratamiento a los demás, se deben tener en cuenta aspectos como la neutralidad política y el respeto a los límites de la información (básicamente relacionados con la seguridad de sus miembros, sus familias, las Unidades y las operaciones), entre otras.
        También en cualquier entorno, y ya no digamos en un organismo oficial español, es necesario que se respeten las normas de ortografía y gramática de la Real Academia Española. El entorno “virtual” no significa que estemos trabajando fuera del entorno del Ministerio de Defensa.
Dicho todo esto, sí parece útil establecer unas normas de comunicación básicas en los foros, como recordar que se debe ser conciso en los mensajes para facilitar su lectura. Por ejemplo, recuerdo que en una de mis primeras intervenciones en este curso escribí con mayúsculas algunas palabras que quería recalcar. Desde luego no sabía que esto significaba gritar en un foro, aunque creo que en el contexto de mi intervención, el sentido común indicaba que mi objetivo era precisamente recalcar algo en una frase y no gritar. Y  hablando de sentido común, ¿no se podrían resumir las reglas de “netiquette” en una: “ten sentido común”?
Referencia bibliográfica
Rocha, F. y Otero, J. (2010). El factor cultural: una nueva estrategia impulsada por EEUU en Afganistán. Análisis del Real Instituto Elcano (ARI) nº 22/2010.

Ganar los corazones y las mentes

Al iniciar el estudio de la UD 3 me sorprendió observar que parte de las lecturas recomendadas versaban sobre el concepto Cross-Cultural Awareness y tengo que confesar que no entendía la relación entre éste y las reglas de estilo y las netiquette, o “etiqueta informática” (tomando ésta en el sentido de protocolo, formulismo o formalidad. Lo que en roman paladino viene a decir: como tengo que usar las diferentes herramientas informáticas de manera educada para comunicarme con eficacia y respeto hacia los demás).
Conforme profundizaba en el estudio del material de la unidad reconocí a uno de los autores y recordé una conversación mantenida tiempo atrás ante unas cervezas en un ambiente distendido. Me habló de los problemas que estaban teniendo los países de la OTAN en general y los americanos en particular en Afganistán y como España, debido a su idiosincrasia podía ayudar a alcanzar el objetivo (hecho que hizo que España liderará el Experimento Multinacional).  Una explicación somera hacía mención a que el núcleo fundamental de los problemas se podía resumir en que existía un problema de comunicación, tanto por una parte como por otra, hecho que impedía alcanzar los objetivos políticos, y militares.
Este recuerdo me permitió llegar en principio a una explicación plausible sobre el interés que tenían los tutores de la unidad en mezclar/unir dos conceptos que en un principio poco tenían en común. Pero una inspiración, o mejor dicho un análisis detallado me permitieron establecer una relación entre los conceptos de etiqueta informática por un lado,  y el Cross-Cultural Awareness por otro; ya que la primera busca una herramienta que permita mejorar la comunicación entre los participantes del proceso educativo. Mientras que el segundo busca alcanzar el conocimiento de las diferencias culturales para buscar similitudes, y huir de las diferencias para evitar conflictos. Llegando a la conclusión que los dos conceptos, en síntesis, buscan el mismo objetivo. Mejorar la comunicación.
Para ahondar en esta conclusión, el foro generado en esta unidad por el grupo Alfa2 planteaba en los puntos 17 y 18 de las reglas de estilo y netiquette en las FAS, tener en cuenta las costumbres y usos cuando se trata a extranjeros y la necesidad de búsqueda de empatía para alcanzar el objetivo de comunicación.
Por otro lado, un análisis posterior me ha permitido alcanzar otra conclusión relacionada con las “maniobras maquiavélicas” realizadas por nuestros tutores en este curso, que nos van dirigiendo, casi sin darnos cuenta hacia el objetivo pedagógico que persiguen (aunque creo que esta vez he vislumbrado sus intenciones).
En el ARI “El factor cultural: una nueva estrategia impulsada por EEUU en Afganistán” segundo párrafo, página 6 se puede leer  que los “…nuevos esfuerzos diplomáticos de EE.UU, que buscan ganarse “los corazones y las mentes”…..” para que así la situación de conflicto se resuelva en virtud del “enfoque integral” (Comprehensive Aproach) y el desarrollo del concepto de sensibilización o concienciación transcultural (Cross-Cultural Awareness). En un primer estudio parecía que no tienen nada en común, pero como se ha visto en la primera conclusión hay que superar los problemas de comunicación, gracias a la “etiqueta informática”.
El problema es que la  concienciación transcultural busca más, quiere superar las barreras culturales. Y esto me lleva a la siguiente cuestión: ¿no es lo que queremos conseguir nosotros como Tutores on line?

“Cross Cultural Awareness y las reglas de netiquette en las FAS”

                Todos los que hemos viajado a países donde teníamos que poner en práctica nuestras destrezas lingüísticas en otros idiomas, o los tratamientos de cortesía con otros extranjeros, hemos sufrido malentendidos por no hacer un uso correcto de la lengua, del lenguaje corporal o por la falta de conocimiento de las diferencias culturales de un país que no es el nuestro. Es, por tanto, necesario ser conscientes de que nuestra comunicación verbal, corporal y cultural son parámetros que nos definen como seres humanos y que lo que es correcto en nuestro ámbito cultural y de trabajo puede que no sea igual de conveniente en otro contexto totalmente diferente.  Es de esto de lo que trata el “Cross Cultural Awareness y las reglas de netiquette en las FAS”, título propuesto por nuestros tutores de la Universidad de Salamanca para debatir en este blog.
                Es de todos conocido el dicho: “Donde fueres haz lo que vieres”, y aunque la mayoría estamos de acuerdo en que, ciertamente, como dicen los ingleses: “In Rome do what  Romans do” (En Roma haz lo que hacen los romanos), o sea, tener como norma comportarnos como los nativos del lugar allá donde nos encontremos en el extranjero, hay veces que se producen paradojas que nos hacen plantearnos la viabilidad de dicho refrán. Uno de estos casos paradójicos apareció publicado en prensa en un artículo que relataba el comportamiento políticamente inadecuado que una oficial americana, destinada en una base militar en un país árabe, estaba teniendo. Esta militar se negaba a ponerse ninguna prenda que cubriera su pelo cuando salía de paisana a pasear por la ciudad árabe. Ella no estaba de acuerdo con la obligación, sólo para las mujeres, de cubrirse la cabeza en la calle.  Esta oficial defendía que si las libertades de su país habían logrado que las mujeres pudieran llegar a ser militares y con ello jugarse la vida, ¿Cómo iba a soportar la sumisión que suponía para ella cubrirse el rostro en un país musulmán si a un hombre no le exigían lo mismo? Ella quería ser imagen y modelo de libertad fuera y dentro de su base militar. Ser un ejemplo de los derechos conseguidos por los hombres y mujeres  americanos para un país donde no existía esa  libertad.
 Finalmente, no sé qué órdenes recibió la oficial americana al respecto.
                En cuanto a las netiquetas que se utilizan en el tratamiento de cortesía que debe regir entre los militares de distinta graduación, y entre los militares y civiles, diremos que se basan en convencionalismos tales como que el tratamiento de cortesía de un superior  hacia un subordinado difiere del tratamiento de cortesía de un subordinado con su superior. El militar con graduación  superior decidirá tutear o llamar de Vd. a su subordinado  dependiendo de la confianza que se tengan los interlocutores, pudiendo el de más graduación tutear y llamar por el nombre de pila al de menos graduación. Sin embargo, el militar de menor graduación le tratará a su superior siempre de Vd. y a sus órdenes.
                Respecto al tratamiento de cortesía entre civiles y militares también rige el grado de confianza que exista, lo cual nos llevará a la utilización del nombre de pila y al tuteo en ambas direcciones, o bien al tratamiento de Vd., también en ambas direcciones; todo depende de la confianza que se tengan los civiles y militares en cuestión. El civil  acompañará el empleo del militar con el apellido, por ejemplo: “Buenos días, Capitán Pérez, ¿cómo está Vd?.” y el militar responderá al civil con un: ”Muy bien, y Vd., Sr. García, ¿qué tal va”? O incluso el militar utilizará el nombre de pila aunque se traten de Vd. :  “Yo estoy muy bien, y Vd., Ramón, ¿cómo se encuentra?” En mi opinión, éste sería el tratamiento ideal, aunque también he visto cómo un militar tutea a un civil y éste le responde con un Vd., lo cual me parece tan poco correcto como que un oficial de grado superior tutee y llame con su nombre de pila al subordinado y éste esté obligado a responderle con Vd.
                En fin, acabemos con una pequeña anécdota: Un antiguo general español estaba dando la bienvenida a un general francés y le dijo: “Je suis charmant” (Soy encantador) en lugar del saludo oportuno: “Enchanté” (Encantado), a lo cual el general francés le respondió con ligera sorna: “Bien sûr, Général” (Sin lugar a dudas, General).  
¿Quién no tiene alguna pequeña anécdota de transgresión cultural?
“You’ve got the floor” –  (Vds. tienen la palabra).

"CROSS CULTURAL AWARENESS Y REGLAS DE NETIQUETTE EN LAS FAS

Quizás una idea que tenía antes de empezar el curso era que eso del on-line era algo anárquico. La idea provenía de la “mala” fama que los mensajes sms han creado. Faltas de ortografía, sin sintaxis, reducido sólo al  grupo que entendía el código… Ya sin haberlo nombrado de forma explícita, y sólo a la vista de las maneras que se estaban utilizando en los foros, mensajes etc. era fácil deducir que las normas básicas de urbanidad se cumplían. En el tema que acabamos de finalizar se ha estudiado este asunto en concreto. Tras la palabra “NETETIQUETTE” (absolutamente desconocida para mí hace sólo una semana) se encuentran una serie de normas de comportamiento y de educación que se deben emplear en la red para que todo discurra de una forma “civilizada”. Una vez que las hemos visto y que incluso hemos creado un catálogo de ellas, me doy cuenta que básicamente todo se reduce a utilizar la educación en la red y a aplicar el sentido común. Bien es cierto que siempre es bueno que alguien recuerde cuales son esas normas básicas de educación y también es cierto que es bueno que alguien te explique como se adaptan dichas normas al entorno on-line, pero al fin y a la postre todo se reduce a lo mencionado anteriormente: sentido común y educación.
Y en el ambiente castrense: ¿varía mucho las normas de netetiquette? Desde mi punto de vista no. Sólo hay que utilizar las formas de cortesía militar que empece a aprender desde que era jovencito.
Respecto al concepto de cross cultural awareness he de decir que para mí no era un concepto nuevo. El haberte movido por el mundo, algunas veces a países con unas costumbres muy distintas a las tuyas, te obliga a adecuarte a los usos y costumbres de la zona. Para ello y como requisito previo debes estudiarlos, aprenderlos y en la medida de lo posible practicarlo. Ese mismo concepto aplicado al objeto del curso implica que una labor previa del tutor on-line consiste en saber las características y costumbres del grupo al que este “tutorizando”. Factores tan diversos como la nacionalidad, edad, educación, objetivo del curso… deben tenerse en cuenta. Obviarlos puede conducir a un completo fracaso de la acción tutorial pues puedes quedar totalmente fuera de lugar. El ejemplo claro es la edad: no es lo mismo tutorizar adultos realizando un postgrado que a adolescentes. Lo que puede ser adecuado a un grupo, puede ser totalmente desafortunado para el otro.

Un saludo amigos del Blog

LAS MEJORES ESTRATÉGIAS PARA DINAMIZAR UN BLOG EN LAS FAS EN LA MODALIDAD E-LEARNING

Desde mi punto de vista no hay gran variación entre lo que es válido en general de lo que es válido en para las FAS. Creo que básicamente el tutor debe demostrar su competencia profesional. Lo anterior se refleja en que debe demostrar su conocimiento profundo de la materia que está impartiendo, debe conocer el grupo a quien se dirige la acción formativa y debe mostrar entusiasmo y motivación por lo que está enseñando.
            Quizá como aspecto distintivo en las FAS con respecto a otros grupos sociales, es que se deben observar de forma obligatoria las manifestaciones externas de disciplina y además deben ser utilizadas. Esto puede crear inicialmente cierta tirantez en el grupo y puede que alguno de los miembros del grupo pueda sentirse coartado. A pesar que reconozco que esto puede ser así en algún caso, sinceramente creo que no es ninguna cortapisa para realizar satisfactoriamente un curso on-line en el que pueda participar personal de diversos empleos.
            Vencer esa “tirantez” inicial que pudiera existir se resuelve dejando claras cuales van a ser las reglas del juego desde el primer momento. Establecer esas normas le corresponde, obviamente, al tutor al comenzar el curso. Deben ser claras y conocidas y debe velar por que se cumplan. Creo que de esa forma se podrá crear el clima de confianza necesario.
Un saludo amigos del Blog

COMO DINAMIZAR CON ÉXITO UN CURSO DE LAS FAS E-LEARNING.

Podríamos empezar la reflexión diciendo que un curso en la Fuerzas Armadas (FAS) es igual al de cualquier otro colectivo y a partir de aquí hacer buenas todas las estrategias empleadas para dinamizar un curso e-learning, pero esto es sólo relativamente cierto.
La diferencia fundamental es debida a los principios y valores con que se mueven o deberían de moverse los miembros de las FAS. Estos principios vienen determinados en las Reales Ordenanzas para las FAS (RROO), que no es otra cosa que un código de conducta de los militares.
El art. 7 dice: “Ajustará su comportamiento a las características de las Fuerzas Armadas de disciplina, jerarquía y unidad,…..” y luego el  art. 8 explica sobre la disciplina: “La disciplina, factor de cohesión que obliga a mandar con responsabilidad y a obedecer lo mandado, será practicada y exigida en las Fuerzas Armadas como norma de actuación.” Estos artículos nos van a determinar de una forma implícita que las relaciones entre los TOL/alumnos, alumnos/alumnos vienen marcadas por la jerarquía existente en la institución y se hace muy difícil, aunque no imposible,  el principio de aprendizaje entre iguales que se puede aplicar a otros colectivos.
Sin embargo tiene sus ventajas, como dice el art. 10,  al hablar de la unidad: “Se comportará en todo momento con lealtad y compañerismo,….”,  continúa sobre el Espíritu militar en el art. 14: “El militar cuyo propio honor y espíritu no le estimulen a obrar siempre bien, vale muy poco para el servicio…” y todavía recalca el art. 20:  Estará en disponibilidad permanente para el servicio, que se materializará de forma adecuada al destino que se ocupe y a las circunstancias de la situación, y realizará cualquier tarea o servicio con la máxima diligencia y puntualidad,..”. Luego con estos mimbres es muy fácil hacer buenos cestos.
La enseñanza a distancia se está desarrollando en el ámbito de las FAS desde el año 2004 y en la actualidad se hace con el Campus Corporativo Virtual Corporativo de la Defensa. La parte pedagógica está basada en un diseño instructivo adaptado a la profesión militar para facilitar la participación activa de los militares.
Aprovechando los valores y principios mencionados es mucho más fácil que los alumnos puedan desempeñar un rol activo y participativo en el seno del equipo,  pueden ejercer  la función de líderes de su equipo de trabajo, haciendo bueno lo que dice el art. 54: “Reafirmará su liderazgo procurando conseguir el apoyo y cooperación de sus subordinados por el prestigio adquirido con su ejemplo, preparación y capacidad de decisión.” Y además como dice el art. 70 sobre la motivación de los subordinados: “Utilizará todos los medios a su alcance, principalmente la persuasión y el ejemplo, para motivar a sus subordinados en el ejercicio profesional.”, entonces “miel sobre hojuelas”.
Siguiendo con el análisis de las RROO en este tema, debemos mencionar  el art. 124 que habla de las cualidades necesarias para la labor docente: “Tendrá presente que para desarrollar su labor y lograr el necesario ascendiente son imprescindibles el prestigio y la ejemplaridad, alcanzados con profundo conocimiento de la materia que imparta, rigor intelectual, método, constante trabajo, competencia profesional y aptitud pedagógica.” Y el art 128 sobre el aprovechamiento de los medios: “El militar aprovechará al máximo los medios y las oportunidades que las Fuerzas Armadas le proporcionan para formarse o perfeccionarse profesionalmente a través de la enseñanza y también de la instrucción y el adiestramiento, poniendo en ello todo su empeño y capacidad.”.
Por todo lo anterior es muy fácil, o debería serlo, alcanzar con éxito los objetivos de un curso e-learning en el ámbito de las FAS, aplicando las técnicas de liderazgo, persuasión, estimulación y mediación. Pero de esto los que mejor podrían hablar son nuestros TOL reales, que nos están ayudando a poder llegar a ser unos buenos TOL en el entorno FAS, tambien.
¡VIVA SANTA BÁRBARA!

Las mejores estrategias para dinamizar con éxito un curso de las FAS en modalidad eLearning

 
Un curso de eLearning requiere un esfuerzo adicional en el trabajo diario, pues a las actividades habituales se suman las de un curso online. Si el alumno está motivado, el tutor del curso parte con ventaja, pero si la formación se realiza de forma impuesta surgen complicaciones para el profesor.
En un estamento claramente jerarquizado como las FAS la exigencia de hacer un curso (normalmente por el destino que se ocupa) supone una motivación más que suficiente, ya que para poder ocupar una vacante que en la mayoría de los casos se ha elegido, se necesita adquirir el perfil adecuado. Cuando un destino se ocupa de modo forzoso normalmente es porque el perfil adquirido con anterioridad en la realización de otros cursos hace que esa persona ocupe ese puesto para el que está capacitado.
La tutorización online en un curso de las FAS puede ser distinta si el tutor es militar o civil. Si el tutor es militar es probable que exista cierta rigidez de trato en algún momento. En cualquier caso no debe olvidarse que al hacer un curso, el profesor tiene la autoridad que le confiere su rol de tutor y los alumnos aun cuando sean más antiguos deben respetar eso.
En la dinamización en e-Learning el lenguaje escrito adquiere total  protagonismo. Es importante que se realice una comunicación apropiada utilizando una expresión clara, concisa y correcta. Se deben seguir las reglas de etiqueta en la red (netiquette) teniendo en cuenta además las particularidades propias de las FAS (tratamiento de saludo y despedida, tratamiento de cortesía empleando el usted,etc)
En mi opinión y para crear un clima de confianza es adecuado establecer grupos de trabajo de similares empleos para que los alumnos se sientan al mismo nivel y la participación se fomente. La dinamización si bien depende del tutor se produce si los alumnos participan.
Las indicaciones sobre las actividades (cuáles y son y cuándo y dónde hay que entregarlas) deben ser claras y expresarlas al principio de la unidad didáctica, de ese modo los estudiantes pueden organizar su tiempo y se consigue que se entreguen adecuadamente las tareas.
Si se abre un foro de dudas el alumno siente que el tutor está presente cuando lo necesite y puede participar más motivado. Para eso es importante que el tutor responda a los mensajes (a los de los foros creados o a los mensajes internos) tan pronto como pueda, de ese modo se estimula la motivación de los alumnos en el curso, no siente que habla para nadie, se siente acompañado en el proceso de aprendizaje del curso.
El uso de una actividad lúdica al inicio de una unidad didáctica en la que se haga participar a todo el grupo permite que se rompa el hielo y al hacerlo divertido el estudiante se predispone a favor (aun cuando piense que es una tontería), esto puede hacer de paso que se aprenda alguna técnica que se necesita en otras actividades más formales y que se tengan que realizar después. En cualquier caso no conviene abusar de esta práctica, pues la seriedad de un curso también le confiere prestigio y éxito de participación.
Nombrar periódicamente a uno de los alumnos como tutor de un foro permite que la implicación aumente y los objetivos se consigan. Además aumenta la unidad de grupo, pues al saber los alumnos que ese rol les puede tocar a cualquiera de ellos es muy probable que traten de hacérselo fácil al tutor en prácticas.
El tutor debe ser siempre respetuoso con los alumnos y emplear técnicas de motivación pública o privadamente (en los foros o en correo interno de la plataforma) según requiera cada caso. Es importante que el estímulo se dé tanto a los desanimados como a los que son muy participativos. Lo que no funciona debe mejorarse y lo que sí debe mantenerse y aumentarse si es posible.
El profesor debe recordar que es el líder y debe hacerse valer si fuera necesario, siempre manteniendo la calma y la corrección, especialmente si ha de mediar en un conflicto generado entre estudiantes.
Cuando se dirija a un alumno es muy importante que utilice su nombre de pila para hacerse más cercano y que el alumno sienta que se le tiene en cuenta y se le conoce. En el caso de que sea un superior se debe utilizar el tratamiento protocolario del Ejército pues ese es el modo educado que se requiere y espera y el que va a recibir adecuadamente en el mensaje el estudiante. Si no fuera así podrían producirse problemas de liderazgo.
Al escribir siempre debe hacerse en positivo y en activa. La negación o la frase pasiva se perciben de modo contrario al deseado (un ejemplo de ello está en la anécdota de Nixon cuando fue entrevistado por el escándalo Watergate y dijo “No soy un chorizo” e inmediatamente todo el mundo pensó que lo era).
También es importante escribir en presente y no en pasado o futuro cuando se está motivando o convenciendo y por supuesto cuando se lidera, así se consigue crear inmediatez y no pensar en algo lejano que no le afecta al alumno.
La inclusión de una foto en el perfil de cada uno hace que se haga más real la presencia en el curso y la participación se fomente, pues parece que realmente hablas realmente con otra persona.
La inclusión de un lugar de esparcimiento como la cafetería virtual, es útil a muchos alumnos. En un ambiente distendido se forjan relaciones sociales que cohesionan el grupo. Aunque es importante recordar que a todo el mundo no le gusta este tipo de relación virtual y prefiere ceñirse al ámbito académico, lo cual es muy respetable y no debe considerarse como una falta de compañerismo ni de aislamiento, siempre y cuando las actividades se manden como corresponda y se realice el trabajo colaborativo que se requiere.
La dinamización de un grupo a veces no depende sólo del tutor, hay alumnos que arrastran al conjunto. Si se detecta a un alumno así, se puede aprovechar a favor del profesor, sin abusar de él para que siga estando motivado.
Cuando el tutor intervenga para que se participe, es una buena táctica terminar con una pregunta, de modo que se cree la obligación de contestar y crear una línea de discusión.
Por último, la plataforma virtual con la que se cuenta también puede facilitar la dinamización de un curso. Cuanto más accesible, mejor diseñada y fácil sea de utilizar, mejor será el resultado que se obtenga en la participación.