Cross-cultural awareness y las reglas de “netiquette” en las FF. AA.

Resulta curioso que este título se haya vinculado a un ensayo en el que el concepto cross-cultural awareness se trata en el marco de la misión de la FF. AA. en Afganistán (Rocha y Otero, 2010). Desde luego establecer esta relación con respecto a las reglas de “netiquette” de los foros empleados en la enseñanza militar on-line parece más sencillo y seguro que la misión militar en Afganistán. Como bien indicaba un compañero en el foro de la actividad, el concepto cross-cultural awareness equivale al clásico “saber dónde te metes”, si bien la actual tendencia a “academizarlo todo” lleva a la incorporación de este tipo de términos en inglés.
¿Son necesarias unas normas básicas para la participación en foros de enseñanza militar on-line? Creo que sí, aunque ni mucho menos esto supone la necesidad de una “concienciación transcultural” por los siguientes motivos:
        En cualquier entorno, virtual o no virtual, los miembros de la FF. AA. tienen que seguir un código deontológico, que incluye principios éticos y reglas de comportamiento. Además del correcto tratamiento a los demás, se deben tener en cuenta aspectos como la neutralidad política y el respeto a los límites de la información (básicamente relacionados con la seguridad de sus miembros, sus familias, las Unidades y las operaciones), entre otras.
        También en cualquier entorno, y ya no digamos en un organismo oficial español, es necesario que se respeten las normas de ortografía y gramática de la Real Academia Española. El entorno “virtual” no significa que estemos trabajando fuera del entorno del Ministerio de Defensa.
Dicho todo esto, sí parece útil establecer unas normas de comunicación básicas en los foros, como recordar que se debe ser conciso en los mensajes para facilitar su lectura. Por ejemplo, recuerdo que en una de mis primeras intervenciones en este curso escribí con mayúsculas algunas palabras que quería recalcar. Desde luego no sabía que esto significaba gritar en un foro, aunque creo que en el contexto de mi intervención, el sentido común indicaba que mi objetivo era precisamente recalcar algo en una frase y no gritar. Y  hablando de sentido común, ¿no se podrían resumir las reglas de “netiquette” en una: “ten sentido común”?
Referencia bibliográfica
Rocha, F. y Otero, J. (2010). El factor cultural: una nueva estrategia impulsada por EEUU en Afganistán. Análisis del Real Instituto Elcano (ARI) nº 22/2010.

UD2: reflexión personal y conclusión

En esta Unidad Didáctica hemos conocido las herramientas sincrónicas (chat) y asincrónicas (foros y mensajería) de Moodle, así como una parte de la gran cantidad de herramientas de la Web 2.0 para la tutoría virtual y fines educativos. Incluso hemos practicado con algunas de ellas (p. ej. este Blog), viendo que su aplicación varía en distintos contextos. Además de estas competencias instrumentales y sistémicas, se han adquirido competencias interpersonales, fundamentalmente mediante el trabajo en grupo en los foros diarios, teniendo que actuar como tutor en una de las actividades.
 
Qué duda cabe que el número de herramientas es elevado, pero actualmente es prácticamente imposible utilizarlas en nuestro ámbito debido a las restricciones de la intranet corporativa y por la limitación de instalación local de programas informáticos en nuestros ordenadores, que requiere una autorización previa del servicio de informática. Por lo tanto, el uso de estas herramientas está limitado prácticamente a la utilización de las disponibles en el LMS corporativo y al programa EasyProf®, del cual tenemos licencias. En un futuro, esperemos que no muy lejano, la incorporación corporativa de nuevas herramientas nos permitirá profundizar en el uso de las que mejor encajan en nuestro contexto educativo y explotar sus aplicaciones didácticas.
 

Marcador social Delicious

Delicious (http://delicious.com) es una web gratuita que permite gestionar nuestros sitios web favoritos (bookmarks o marcadores).  Esta gestión tiene dos características importantes:

(1)   En primer lugar, las páginas favoritas se pueden clasificar mediante etiquetas (tags) que no siguen ningún tipo de jerarquía. Es el usuario el que decide qué etiquetas utilizar para clasificar su marcador.
(2)   En segundo lugar, los marcadores se pueden compartir con todos los usuarios del sitio web, que a su vez pueden encontrarlos mediante sistemas de búsqueda o de alertas automáticas cuando aparecen etiquetas para las cuales están suscritos. Esta interacción colectiva de la gestión de los marcadores y etiquetas hace que Delicious sea un marcador “social” (Mayoral, 2009).
Estas dos características permiten adaptar las etiquetas a microcontenidos de la actual Web 2.0 y el que la información pueda ser compartida por los usuarios. Por tanto, podemos concluir que Delicious encaja dentro del sistema de etiquetado de “folksonomía” según la definición de Cernea, del Moral y Labra (2007), ya que se comparten recursos de Internet entre todos los usuarios del sitio mediante una clasificación colaborativa y no jerarquizada de las etiquetas de dichos recursos.
Además de ser un sitio web gratuito, Delicious cuenta con una interfaz relativamente fácil de utilizar (véase LeFever, 2008). En la página principal hay una pestaña de vínculos (My Links) donde añadimos nuestros sitios web favoritos con sus etiquetas, que se pueden gestionar mediante las opciones de las pestañas verdes (renombar, cambiar nombre, etc). También en la parte de arriba hay un buscador de vínculos mediante etiquetas, que nos permiten añadir nuevos vínculos.
En la pestaña “My stacks” se pueden “apilar” vínculos bajo una determinada etiqueta (se necesitan al menos cinco vínculos). También se puede añadir una herramienta a la “Barra de herramientas” del navegador para ir añadiendo de forma automática los sitios que me interesan a mi página en Delicious.
Mi conclusión es que los servicios que ofrece este marcador social facilitan y agilizan el trabajo colaborativo. Estas posibilidades puede ser relevantes en algunos contextos educativos en los que es necesario realizar  búsquedas y utilizar un elevado número de recursos en Internet.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Cernea, D., del Moral, E. y Labra, E. (2007). SOAF: un sistema de indexado semántico de OA basado en las anotaciones colaborativas. Universidad de Oviedo. Trabajo presentado en el IV Simposio Pluridisciplinar sobre Diseño, Evaluación y Desarrollo de Contenidos Educativos Reutilizables (SPEDECE), Septiembre, Bilbao. Extraído el 23 de noviembre  de 2011 desde http://spdece07.ehu.es/actas/Cernea.pdf

LeFever, L. (2008). RSS in plain English. Common Craft. Extraído el 23 de noviembre de 2011 desde http://commoncraft.com/video/rss

Mayoral, J. A. (2009). Aportación de la web 2.0 a los procesos de enseñanza y aprendizaje. Universidad de Alcalá de Henares. Máster en Informática. Especialidad en enseñanza y aprendizaje electrónico.

La sindicación web

La sindicación en el ámbito Web 2.0 es una tecnología que agiliza y facilita el intercambio de información. Desde el punto de vista práctico, la sindicación está muy relacionada con la suscripción a sitios Web. En los navegadores de nuestros ordenadores tenemos la pestaña “Favoritos” en la que vamos guardando todos los vínculos a los sitios Web que nos interesan. El problema surge cuando el número de vínculos es muy elevado y tenemos que ir visitando uno a uno cado uno de estos vínculos para ver si hay alguna novedad o actualización. Este proceso supone un consumo de tiempo importante. Además, esto únicamente lo podemos hacer  desde nuestro ordenador, en el que tenemos guardados nuestros vínculos de forma local en “Favoritos”.
Desde mi punto de vista, la sindicación web ofrece tres ventajas:
(1) Podemos acceder a nuestros “Favoritos” en cualquier momento y desde cualquier ordenador a través de agregadores/lectores de feeds/canales RSS (si bien es el formato más común, existen otros como el Atom, que utiliza este Blog). Esto se consigue gracias a sitios web que actúan como agregadores (p. ej. Google Reader);
(2) No tenemos que perder tiempo visitando uno a uno todos nuestros sitios web de interés. El agregador/lector lee los archivos RSS de esas webs y nos alerta automáticamente de las novedades que se han producido. Para ello tenemos que suscribirnos (“sindicarnos”) previamente al canal RSS de los sitios web que nos interesen, y
(3) Desde el punto de vista docente, facilita el trabajo colaborativo con una gestión dinámica de la información.